Brasil insiste en diálogar con Irán por su arsenal nuclear

La relación de "América Latina" con Irán parece ser una "bife duro" difícil de digerir para EE.UU. En realidad, explicar "la preocupación" norteamericana respecto a los vínculos de la región con Mahmud Ahmadinejad es una forma ambigua de referirse a Brasil.
Ayer en la residencia porteña del embajador brasileño en Buenos Aires, el canciller Celso Amorim explicó con detalle cuál es la verdadera participación de su país en las aspiraciones de ayudar a fortalecer la vía diplomática para la "solución de las controversias" entre el régimen iraní y la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA).

"Nosotros no nos ofrecemos para enriquecer el uranio que requiere Irán para el combustible de sus reactores nucleares. Tenemos tecnología para ese proceso pero no tenemos capacidad industrial para cumplir con las demandas", precisó el ministro en una reunión con un pequeño grupo de periodistas (entre ellos Clarín). Vino entonces una pregunta inevitable en función de las declaraciones realizadas en esa dirección por el flamante embajador norteamericano en Brasilia, Thomas Shannon, respecto de las dudas que generaban los "contactos" brasileño con Teherán. Amorim fue taxativo: "No discuto con embajadores extranjeros en mi país".

Luego precisó los términos en que se desarrollan las conversaciones con el gobierno nacionalista iraní. "Nosotros mantenemos un diálogo con Irán que busca una solución pacífica. Me encontré con el presidente Ahmadinejad y a partir de esa reunión vi que era posible trabajar en el sentido de cumplir con las demandas de la Organización de Energía Atómica, un brazo de las Naciones Unidas".

Según el ministro, hubo al respecto "un intercambio de ideas con Turquía, que podría ofrecerse como depositante externo del uranio que está en manos del gobierno de Irán y que parece estar en el centro de las diferencias con la comunidad internacional"

¿Por qué Turquía? "Porque tiene una postura muy similar a la de Brasil y porque además está próxima en términos geográficos y culturales a Irán", dijo Amorim. Además según explicó Teherán estaría dispuesto a aceptar esta vía. Pero como tampoco Turquía puede enriquecer uranio, esto sería realizado por Francia.

Comentá la nota