Brasil evalúa represalias por el freno argentino a sus exportaciones

El gobierno de Lula estudia frenar el ingreso de leche en polvo y harina de trigo.
Brasil estudia represalias contra Argentina. De acuerdo con la Secretaría de Comercio exterior, podría imponer "restricciones" a la importación de leche en polvo y de harina de trigo argentinos. Lo anunció en una conferencia de prensa el secretario del área Welber Barral, en respuesta a lo que calificó como barreras conocidas "y otras desconocidas" que impone la Argentina al ingreso de productos brasileños.

El secretario comercial brasileño sostuvo: "Todo proteccionismo será castigado". Es cierto que en Brasilia se escuchó una queja: Argentina usa en forma discriminatoria las licencias no automáticas de importación. Aunque esos permisos previos están permitidos por la Organización Mundial del Comercio, ésta impone un plazo máximo de 60 días para aceptar los embarques. Los brasileños sostienen que el gobierno argentino alarga indefinidamente los plazos, que según Barral pesan sobre 1.200 manufacturas brasileñas. También lo dicen en Buenos Aires sectores vinculados a la importación quienes ponen como caso el de los neumáticos. En Brasilia desde el Ministerio de Desarrollo e Industria, que conduce Miguel Jorge, advertían ayer: "Vamos a trabajar para que las medidas proteccionistas argentinas sean respondidas por Brasil en la OMC".

Otro de los cuestionamientos escuchados en el Ministerio de Desarrollo e Industria brasileño que conduce Miguel Jorge, apunta a los criterios adoptados por el gobierno de Cristina Kirchner en medidas antidumping contra firmas brasileñas. La más reciente fue de la semana anterior que gravó con una tasa adicional de 413% el ingreso de cubiertos Tramontina, una empresa que absorbía 20% del mercado argentino. En Brasilia advertían ayer: "Vamos a trabajar para que las medidas proteccionistas argentinas sean respondidas por Brasil en la OMC".

Entre tanto, en la Argentina, algunos sectores industriales parecen divididos en cuanto a las medidas oficiales. En un comunicado emitido ayer la Asociación de Industriales Metalúrgicos de la República Argentina (ADIMRA) levantó fuertes sospechas contra la Cámara de Importadores de la República Argentina (CIRA). Sugirió que esta última entidad habría negociado con la patronal paulista (la FIESP) un "acuerdo privado" para regular el comercio de bienes metalúrgicos: "Una iniciativa de esta naturaleza solo podría ser negociada por las entidades representativas de los sectores productivos de ambos países".

La balanza comercial brasileña del primer bimestre del año revela que hubo una caída bimestre de 50,58% en los embarques al mercado argentino, comparado con primer bimestre de 2008. Pero no es muy diferente de lo que ocurrió con otros países: Brasil exportó 38,6% menos a Estados Unidos, en cambio aumentó en 5% las importaciones desde ese país.

Comentá la nota