Brasil crea una petrolera para sus nuevas reservas de crudo

Es la estatal Petrosal. Gestionará los yacimientos en aguas profundas, descubiertos hace tres años. Los beneficios se destinarán a salud y educación. Buscan que el país tenga seguridad energética y una mayor importancia geopolítica.
Brasil creará la estatal Petrosal para gestionar las grandes reservas petrolíferas que se encuentran en el litoral del país a profundidades de hasta 6.000 metros. La nueva compañía es uno de los cuatro proyectos de ley enviados al Congreso por Lula da Silva con carácter de urgencia, lo que obliga a Diputados y al Senado a aprobarlo en un plazo máximo de 3 meses. Otro de los capítulos de la nueva legislación establece que la operación de esas riquísimas reservas estarán a cargo exclusivamente de la otra estatal del sector, Petrobras, la que podrá asociarse con otras petroleras multinacionales en proporciones variables. Pero el nuevo marco regulatorio exigirá que su participación no sea inferior a 30%.

SDLqYo creo que este lunes representa un nuevo día de la independencia para Brasil", celebró ayer el mandatario junto al ministro de Energía Edison Lobao y de la ministra Jefe de la Casa Civil Dilma Rousseff. Y sostuvo que los grandes reservorios descubiertos hace apenas tres años son una "dádiva de Dios". Pero de inmediato recordó que "se pueden transformar en una verdadera maldición" en caso de que Brasil no tome "la decisión acertada" de cómo usar esos recursos. Otro capítulo legislativo revela que las licitaciones se ganarán no por precio sino por la cantidad de petróleo que los consorcios de explotación ofrezcan al gobierno federal. Los recursos que se obtengan por la venta del crudo irán a un Fondo Social cuya aplicación está prevista en la norma: salud, educación e inversiones tanto en ciencia y tecnología como en medio ambiente y cultura.

El último proyecto legislativo de los 4 que conforman el paquete establece capitalizar Petrobras por un valor equivalente a 5.000 millones de barriles de petróleo; o sea, una fortuna. Eso significa que el Estado aumentará su proporción accionaria dentro de la compañía que tiene firmas extranjeras en su directorio.

Quedan fuera de la nueva regulación las áreas que ya se concesionaron en la cuenca de Santos (frente al estado de San Pablo). En esa región marina hay 9 sectores en explotación: uno de ellos es operado por Exxon Mobil y los otros ocho por Petrobras. Sobre la celeridad del gobierno brasileño para lograr la aprobación de las condiciones para explotar las riquezas submarinas, el senador oficialista Romeo Jucá fue preciso: "Nuestra intención es que esta ley salga antes de fin de año. Y eso requiere la urgencia constitucional". De lo contrario, el proyecto puede dormir en el Parlamento por mucho tiempo, ya que en 2010 hay elecciones presidenciales, de gobernadores y legisladores.

De acuerdo con el Palacio del Planalto (la casa de gobierno), la explotación del petróleo en aguas profundas tendrá un doble efecto: proporcionará seguridad energética al país y lo blindará de eventuales crisis mundiales. Pero también aumentará la importancia geopolítica de esta nación "en el mundo", al tiempo que fortalecerá su economía. De acuerdo con Lula y sus ministros, la explotación de las nuevas reservas petrolíferas pasará a tener un gran peso en la balanza comercial brasileña. "Será una enorme fuente de generación de empleos", sobre todo porque el plan es "agregar valor" a la producción para exportar no sólo crudo sino también productos refinados.

El presidente defendió "un modelo de Estado fuerte". Recordó que la Ley del Petróleo aprobada en 1997, cuando gobernaba el ex presidente Fernando Henrique Cardoso, corresponde a un período en el que "el Dios mercado estaba en alza". Sostuvo que "sin regulación estatal, el mercado es capaz de hundir el mundo en un abrir y cerrar de ojos". Lula sostuvo: "Estamos en un momento muy diferente de 1997". Para el jefe de Estado brasileño aquella fue una época en que "cualquier intervención del Estado era rechazada".

Lula dijo que su gobierno dejó claro desde un inicio que su proyecto era promover el crecimiento de la petrolera verde-amarilla. "Fue desde el primer momento que pusimos toda nuestra atención en esa compañía.y ésta reaccionó de una forma impresionante. Hoy es la cuarta mayor petrolera mundial en Occidente". Esto explica que las cuatro leyes enviadas ayer al Parlamento contemplen la firma como la gran operadora de todos los yacimientos marinos.

"La tasa de éxito de Petrobras en áreas exploradas hasta ahora es de 87%. Si se considera la cuenca de Santos, los resultados positivos alcanzan 100%. Por eso, sería un gran error mantener en estas circunstancias el actual modelo de concesiones". Hoy en día, las áreas son licitadas por canon y no hay exclusividad operativa para la estatal brasileña.

Comentá la nota