Brasil y Chile, "con las mejores perspectivas"

La recesión en América latina tiene dos caras. Por un lado, la de Brasil y Chile, que pudieron sobreponerse al impacto de la crisis. Por el otro, la de México, cuya economía es una de las que más sufrió el contagio de Estados Unidos.
Aunque golpeada, la región volverá a crecer el año próximo, según las proyecciones del FMI. Pero esa recuperación no será ajena a los riesgos, según dijo a LA NACION Eduardo Lora, economista jefe del Banco Interamericano de Desarrollo, en una entrevista.

- ¿La recuperación de América latina será homogénea?

-No; los países con mejores posibilidades son los exportadores de productos básicos, siempre que tengan una situación macroeconómica sólida, que los proteja de perturbaciones externas, y un ambiente favorable para la inversión privada. Por estas razones yo pondría a Brasil, Chile y Perú como los países con mejores perspectivas.

-¿Dejará esta recesión cicatrices duraderas en la región?

-Debido al desequilibrio del crecimiento entre China y Estados Unidos, la crisis mundial está reforzando la tendencia a la desindustrialización de América latina, pues China adquiere de nosotros productos básicos, no manufacturas. En estas circunstancias será difícil generar suficientes empleos de alta productividad, pues la fuerza de trabajo continuará engrosando los sectores de servicios. En la medida en que la exportación de productos básicos sea fuente de rentas importantes, en algunos países persistirán los conflictos sociales y políticos para apropiarse de esas rentas. La experiencia de años recientes demostró que esos conflictos son peligrosos, no sólo para la economía, sino para el buen funcionamiento de la democracia.

- ¿Puede recuperarse la economía global sin que se restablezca el consumo y la inversión en Estados Unidos? ¿Puede China reemplazar la fuerza de la demanda norteamericana?

- Es la gran pregunta. Una cosa ya está demostrada: que China puede crecer a tasas muy respetables sin crecimiento en Estados Unidos.

Comentá la nota