Brandán: "en los últimos tres meses, quedaron sin trabajo cerca de 600 trabajadores".

El secretario General de la UOCRA Víctor Brandán, habló con Catamarcactual acerca de la crisis en la construcción y los despidos. Criticó duramente al sistema de licitaciones de obras públicas, sugirió la vuelta de los bonos y negó una vez más tener responsabilidad en el escándalo de las compras directas de Acción Social.
Muchos despidos y la vuelta de los bonos

Debidos a la suma de problemas económicos, en los últimos tres meses, quedaron sin trabajo cerca de 600 trabajadores, que actualmente se la rebuscan buscando changas para sobrevivir, afirmó Brandán.

Y como para remarcar la difícil situación económica que vislumbra el titular de la UOCRA, ya se piensa en la vuelta de un viejo conocido: los bonos.

Brandán señaló que la emisión de bonos "es una alternativa que ya deberíamos estar discutiendo los catamarqueños" El gobierno debería consultar con la oposición, los comerciantes y la CGT para consensuar una propuesta al respecto, ya sea a favor o en contra de su emisión.

Brandán predice que si no se consensúa una política económica en el corto plazo, el panorama para el 2010 resultará muy complicado para la provincia.

Situación actual del sector de la construcción en la provincia

El freno que la crisis actual le impuso a la obra pública provincial tiene varios matices, según la óptica del sindicalista.

En primer lugar, señaló la "mala relación provincia-nación" que impide el envío de fondos a Catamarca desde la Casa Rosada. "El estado provincial, desde agosto de 2007, está afectando dinero del erario de la Tesorería para paliar este déficit". El dinero destinado a otras áreas lo ocupa en vivienda. Ello suscita, según Brandán, una merma en la inversión en la obra pública. Como frutilla de la torta, la crisis mundial agrava aún más el panorama.

Según el titular de UOCRA, el ministro de Obras Públicas, Juan Acuña les ratificó (en una reunión que mantuvieron esta semana) que los fondos para la continuación de las obras de la Maternidad, el Estadio Ciudad de Catamarca, el Acueducto de Pirquitas y el Teatro Catamarca estaban disponibles. Sin embargo, Brandán afirmó que la Maternidad estaba parada por problemas financieros de la empresa constructora. La única obra que tiene perspectivas de seguir realizándose en el corto plazo es el estadio de fútbol.

En cuanto a la obra privada, la construcción del hipermercado -en avenida Acosta Villafañe- también está parada.

La receta de Brandán para esas turbias licitaciones

El gremialista admitió que el conflicto existente entre la empresa (propiedad de Sebastián Marcolli) y el estado en la obra de Capresca y la Escuela Diferencial No. 10 , es muy difícil de solucionar. Acusó a la empresa constructora de ganar la licitación con montos muy inferiores a los presupuestos oficiales "y ahora se dio cuenta que lo que cobró no alcanza y por más que el estado esté al día, no la puede continuar a la obra. Estos son los males que tiene la obra pública".

Para solucionar este mal que ya es una costumbre en las licitaciones de la provincia, el ex diputado recomienda formar una comisión tripartita entre empresarios, trabajadores y el estado (que Brandán denomina "Consejo de Registro de Contratistas"). Dicho Consejo tendría como función evaluar a qué empresa debe adjudicarse la obra. La comisión mediría "no sólo la capacidad financiera que tenga la empresa, sino también la historia laboral: si cumplió las normas legales, si pagó bien los sueldos, si ha tenido accidentes de trabajo; y por otro lado, medir la calidad de la obra (…) y a partir de ahí calificar a las empresas como se califican a los hoteles".

De acuerdo al punto de vista de Brandán, ello generaría una "competencia leal" entre las empresas, que aspirarán a tener la mejor categoría para tener más posibilidades de ganar las licitaciones.

El "Consejo de Registro de Contratistas" tiene el aval del ministro Acuña, pero el proyecto está trabado en algún punto del laberinto burocrático del Estado.

Otra propuesta lanzada por el sindicalista es construir barrios con buena calidad de materiales y efectuar licitaciones para embellecerlos y mejorar su infraestructura cada "tres o cuatro años". Así se evitaría su depreciación con el correr del tiempo.

Comentá la nota