Brain Reninson con un pie fuera de la gestión Ruido en la Secretaría de Obras Públicas

Ayer, por segundo día consecutivo, se insistía con que el secretario de Obras Públicas deja la gestión. Se trata del arquitecto Brian Renisnon, quién desde un primer momento en el cargo, mantiene un fuerte contrapunto con los constructores por los criterios que impuso en materia de edificios de altura.
Al cierre de esta edición, resultó imposible confirmar en el gobierno y con el secretario, la versión.

Sin embargo, está confirmado que durante la jornada del martes, hubo una extensa reunión al máximo nivel local para analizar la situación y durante la jornada de ayer el humor en el área, no era el mejor.

En los pasillos de la Comuna, se escucharon tres datos.

El primero, que el secretario está muy incómodo porque siente haber ido perdiendo poder real en la conducción de una secretaría tan complicada.

RUIDO EN OBRAS PUBLICAS II

El otro aspecto de las molestias recrudecieron en los días que tomó estado público el texto del Presupuesto 2009. Ahí se enteró que bajo su responsabilidad, revistaban 1.594 empleados de un total de 5.200 municipales.

Una nómina de personal ingobernable sin una conducción fuerte y jerarquizada. El otro comentario fue: Brian cree que le quitaron espacios de poder y el intendente no lo defendió .

En este sentido, cabe recordar que bajo esta secretaría figura el ya municipalizado servicio de alumbrado público, servicio que a muy poco de andar, ya comienza a generar quejas y reclamos vecinales. También tiene a su cargo las 12 delegaciones y 39 subdelegados, con toda la maquinaria y equipo propiedad de la ciudad.

Para el 2009, debe administrar 160 millones de pesos, de los 407 que representa el Presupuesto local.

RUIDO EN OBRAS PUBLICAS III

La frutilla del postre la aportó el dato de la inminente y segura llegada de los fondos nacionales con destino a Quilmes, casi en su totalidad, para ser administrados por su área. Se espera un monto cercano a las 1000 millones de pesos.

Es opinión de quienes están cerca, que para Reninson no estarían dadas las condiciones para lograr una administración transparente de tamaño volumen de recursos y responsabilidades. (ver nota: Un Jardín; 3.5 millones y 60 chicos).

Brian Reninson no es la primera vez que se menciona su deseo de retornar a su vida privada, le espanta desde el primer día la idea de manchar su trayectoria y terminar envuelto en denuncias difíciles de explicar.

En cuanto a la pérdida de poder real citan que, a poco de iniciada la gestión, apareció convocado por Gutiérrez, el arquitecto Gabriel Santinelli. Nada menos que su anterior socio con quién había tenido un final muy dificultoso. El flamante funcionario llegó a Quilmes para quedarse con la responsabilidad del desarrollo de la Ribera y del emprendimiento Techint.

En la práctica, se trató de la partición del área de Obras y Servicios Públicos, que quedó bajo la responsabilidad de esta nueva Unidad Ejecutora, cuyo titular no es secretario, pero tiene el mismo rango; aunque con muy poca carga de personal, responsabilidad legal y presupuesto.

RUIDO EN OBRAS PUBLICAS IV

Son conocidas las dificultades que el Secretario ha venido señalando en su relación con el área de Hacienda, a la hora de concretar compras y ejecutar su presupuesto.

El trato con Tozzola, le resultó muy dificultoso.

Algo similar apareció en relación a Olivares de Medio Ambiente. Al compartir el poder de policía municipal sobre algunos emprendimientos, las diferencias de criterio no se hicieron esperar. Dos casos emblemáticos siguen siendo la ex Rhodia y el mismísimo Plan Urbano Ambiental, donde los secretarios nunca aparecieron juntos impulsando el proyecto.

A tal punto es el desencuentro, que en las dos presentaciones públicas sobre el tema presididas por Reninson, Olivares y su gente, no asistieron. Se llegó a cambiar el nombre del Plan Urbano Ambiental por el de Plan de Ordenamiento Urbano, para saldar el problema presente dentro del gabinete.

RUIDO EN OBRAS PUBLICAS V

Pero hay otras cuestiones más de fondo que vienen generando presión y transcurren en su misma secretaría. Promediando el año, el Secretario dispuso la remoción del titular de Servicios Públicos, Carlos Setelic. Nunca se dio una explicación oficial de la razón de este despido.

Con la llegada de Rubén Duarte, las cosas no mejoraron. El actual Director de Servicios Públicos es un dirigente formado, que tiene personal propio, muchos cuestionamientos por sus antecedentes en otras gestiones y que no responde a la conducción como el Secretario pretende.

Por su parte, con 1500 empleados en la secretaría es fácil imaginar el vuelo propio que tiene un Director. Últimamente han ocurrido tres señales que sugieren que Reninson finalmente cumplirá con sus reiteradas amenazas de volver a su estudio de arquitectura. Veamos:

RUIDO EN OBRAS PUBLICAS VI

Cuando la semana pasada, el Intendente Gutiérrez recorrió las obras de pavimentación de la avenida 12 de Octubre, sin duda el emprendimiento más importante para el área de Obras Públicas, Reninson estaba fuera de la ciudad de vacaciones. Entre los funcionarios presentes en la recorrida, no había ningún representante de peso del secretario.

- En una situación de normalidad, esta recorrida se hubiera postergado hasta su regreso, como algo natural y que cae por su propio peso. El otro aspecto que desnuda otro malestar ocurrió el martes. Fue cuando el gobierno Nacional entregó dos mil viviendas para Quilmes.

- Al acto en Olivos concurrió el Intendente acompañado por el secretario de Gobierno, Oviedo. Este hizo declaraciones públicas disimulando la ausencia de su colega. Para esa altura, Reninson ya estaba en Quilmes, y eligió enviar al subsecretario Sagasti en su lugar.

RUIDO EN OBRAS PUBLICAS VII

Pero hay una tercera situación que puede estar mostrando cierto descontrol. Se trata de una denuncia que acercó al Foro de Asambleas, un vecino de la ribera.

Dijo que para pasar la motoniveladora municipal por la calle de tierra de su barrio, hubo quien, golpeando casa por casa, reclamaba 5 pesos por vivienda. El dato, que coincide con otros rumores similares, todavía sin confirmación, desnuda una seria dificultad de conducción en el corazón de la secretaría.

Comentá la nota