Boudou, Troilo y Goyeneche

Por: Ricardo Roa

Siempre estoy volviendo porque nunca me fui", solía decir Aníbal Troilo cuando hablaba del barrio y de sus afectos. Y esa metáfora clásica del arraigo porteño usó ayer Amado Boudou para decir que la Argentina nunca se ha ido del FMI.Es obvio que el barrio y el FMI no tienen nada en común.

Y es obvio, también, que el tango no es algo que domina el ministro: le atribuyó la frase a Goyeneche, cuando cualquier tanguero elemental sabe que era un latiguillo de Pichuco.Hace tres años, Kirchner le pagó de un plumazo casi 10 mil millones de dólares al Fondo. Y sacó pecho como si nos hubiera quitado de encima y para siempre la mochila indigna del FMI. Pero Boudou en eso tiene razón: la Argentina sigue afiliada. Sólo no lo están los parias del mundo.

Hay, de todos modos, una diferencia: todos los países miembros aceptan un chequeo de rutina sobre sus cuentas. Incluso China y Estados Unidos. Kirchner no. Y la razón es que los números del INDEC son impresentables ante cualquier auditoría. Un verdadero adoquín en el zapato del acercamiento K al Fondo. El mismo día en que se conocían más aumentos en los combustibles y la garrafa social y una propuesta para subir las tarifas de Aerolíneas, el ministro pidió "parar un poco la mano" con el tema de la inflación. El problema es que los precios suben. Y, encima, todos los meses el INDEC recrea la polémica cuando da un índice en el que nadie cree. Boudou relativiza todo. Dice que mirar la inflación es ver la parte vacía del vaso, que puede que se acepte o no la auditoría del FMI: hay un 50% y un 50%. Y que las perspectivas para el 2010 "son inmejorables" aunque habrá "altibajos". Está claro: es lo mismo Troilo que Goyeneche.

Comentá la nota