Boudou recomendó comprar bonos en lugar de dólares

Economía trabaja para acordar una nueva propuesta a los acreedores y al Club de París.En paralelo, avanza el plan para canjear los bonos indexados
El ministro de Economía, Amado Boudou, intentará que a fines de este mes esté lista una nueva oferta a los bonistas que no aceptaron el canje de deuda en default concretado por la Argentina a principios de 2005. Se trata de paso previo para sondear la posibilidad de volver al mercado internacional en los próximos meses con la emisión de bono soberano.

En paralelo, en el Palacio de Hacienda trabajan en dos frentes adicionales. Por un lado, la regularización de la deuda con el Club de París por u$s 6.600 millones, y por el otro un canje de los títulos públicos que indexan por la inflación oficial, para disipar la polémica en torno al Indec.

"Estamos trabajando en distintos caminos que nos permitan volver al mercado internacional de crédito", señaló ayer Boudou durante una entrevista televisiva. Al mismo tiempo, negó cualquier posibilidad de retornar al FMI "tal como está ahora". Aunque dejó entrever que si el organismo flexibiliza sus requerimientos, el Gobierno podría evaluar un acercamiento.

Además, recomendó invertir en títulos públicos en pesos y no comprar dólares. "El pago del Boden lo hicimos sin despeinarnos", dijo garantizando que el Gobierno seguirá cumpliendo el pago de los bonos.

Según las últimas cifras oficiales, actualmente hay bonos en default en poder de acreedores por cerca de u$s 28.000 millones. El Gobierno aspira a reflotar parte del plan que Cristina Fernández de Kirchner esbozó en septiembre del año pasado y que tras el recrudecimiento de la crisis financiera internacional quedó paralizado. Ahora se retomaron los contactos con los bancos que harían de nexo entre los acreedores y el Gobierno (Deustchebank, Citibank y Barclays) para que éstas entidades vuelvan a organizar a los bonistas y le acerquen a la Rosada una propuesta conjunta consensuada, dentro de algunos parámetros que Economía ya definió y entre los cuales se destaca uno: cualquier oferta tiene que ser peor a la de 2005.

La mejora en el clima financiero internacional impactó favorablemente en los bonos argentinos en los últimos 60 días, por lo que también elevó las posibilidades de concretar una renegociación positiva para terminar definitivamente el capítulo del default de la deuda en lo que resta del año.

"No observamos una fuga de capitales tal como se presenta, sino un cambio en las carteras de los inversores hacia una mayor dolarización", se escudó ayer Boudou al ser consultado sobre la salida de fondos del país.

En este contexto, a fin de mes llegará al país el chileno Nicolás Eyzaguirre, quien está al frente del Departamento Occidental del FMI. Es el encargado de monitorear las economías de la región. Participará de un seminario sobre comercio, organizado por el Consejo de las Américas y la Cámara Argentina de Comercio.

A la conferencia están invitados además el ministro Boudou y el jefe del Banco Central, Martín Redrado. Allí, se prevé que ocurrirán los primeros contactos informales entre el enviado del Fondo y el Gobierno.

Durante el fin de semana trascendió la intención del Gobierno de que el FMI audite los cambios en el Indec, tal como se invitó a varias universidades públicas del país. De todas formas, luce poco probable que el Fondo se embarque en el convite oficial. El primer paso para normalizar la relación con el FMI sería solicitar la revisión de las cuentas públicas, a través del denominado Artículo IV. Todos los países que conforman el Fondo deben recibir esta revisión anual.

Comentá la nota