Boudou ratificó que se usarán las reservas para pagar la deuda pública

Boudou ratificó que se usarán las reservas para pagar la deuda pública
Dijo que no cambiará el Fondo del Bicentenario y defendió el envío del DNU al Congreso
El ministro de Economía, Amado Boudou, ratificó que el dinero del Fondo del Bicentenario se utilizará para pagar la deuda, ampliando el espacio para que el Gobierno aumente el gasto corriente este año.

Al presentar el resultado fiscal de 2009, el ministro precisó ayer a LA NACION que el polémico fondo permitirá pagarles en forma anticipada a los acreedores privados y en tiempo y forma a los organismos multilaterales de crédito.

Aunque la presidenta Cristina Kirchner había señalado que el fondo serviría como "garantía", Boudou precisó que se destinará en forma efectiva para enfrentar parte de los vencimientos de este año.

"Esto es en un sentido amplio, porque va a permitir pagarles en término a los organismos de crédito y precancelar pagos a los acreedores particulares", explicó Boudou en el Palacio de Hacienda.

Luego, el ministro ratificó que no hay que esperar cambios en el decreto de necesidad y urgencia que dio origen al mencionado fondo, pese a los numerosos cuestionamientos técnicos y políticos que recibió.

Por la mañana, había señalado que se "está llevando adelante una medida muy importante que es el Fondo del Bicentenario, para utilizar las reservas excedentes para desendeudar al país".

Boudou enfatizó que "el país ha ido acumulando reservas" por la política económica y que "el fondo fue muy bien tomado por los mercados". Por la noche, destacó que, luego de la caída en el precio de los bonos registrada en los primeros días de la puja con el presidente del BCRA, Martín Redrado, "desde la semana pasada hay una clara recuperación de la confianza".

Por esta razón, indicó que "no hay relación entre esta cuestión y el canje" con los bonistas, pese a que al lanzar este fondo se dijo lo contrario. "El Fondo del Bicentenario no es condición necesaria para el canje", sostuvo.

Al respecto, ratificó que esta semana se le responderá a la Comisión de Valores de los Estados Unidos (SEC, según sus siglas en inglés) sobre las objeciones planteadas para aprobar la oferta final.

Aunque no se conoce el detalle de las observaciones, trascendió que la SEC hizo referencia a la desconfianza sobre las estadísticas de inflación y a la situación del Banco Central. Ante estas versiones, Boudou aclaró que el organismo "nunca hizo una mención al Fondo del Bicentenario" en su escrito.

Por otro lado, en cuanto a los datos de la inflación oficial, se le ratificará a la SEC -como ya se hizo tiempo atrás y como lo hace el FMI- que "hay discrepancia" entre los datos públicos y los privados desde la manipulación de 2007.

En ningún caso se podría admitir esta distorsión en forma explícita, debido a los juicios que podría generar entre los acreedores que poseen títulos ajustables por inflación entregados tras el default de 2001.

Por esta razón, el ministro dijo que el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) "es el organismo oficial que mide, y está muy claro cómo lo hace". Por este motivo, indicó: "No nos vamos a mover de esto", pese a que un consejo académico integrado por cinco universidades nacionales se encuentra revisando la forma de medir la inflación, entre otras variables.

Además, Boudou señaló que espera poder lanzar en febrero el postergado canje, que, según los bancos organizadores, recibirá una adhesión mayor que la prevista por los analistas locales.

El ministro recordó que el intercambio de datos con la SEC es un "proceso de ida y vuelta de comentarios" en el que el Gobierno está "avanzando muy rápido".

Cerca de él recordaron las fuertes discusiones con la SEC en el canje de 2005 en torno de los organismos elegidos para la liquidación de los pagos para los bonistas.

En referencia a la situación del Banco Central, el ministro destacó que en medio de esta crisis política "ha pasado algo muy bueno dentro de todo este sainete, que es que el directorio del Banco Central ha recuperado sus funciones. Está funcionando muy bien".

Además, el ministro destacó el envío del DNU al Congreso para la remoción de Redrado, luego de los reclamos de la oposición.

Redrado no renuncia

En este escenario, el presidente del Central dejó trascender que se presentará ante los legisladores para explicar su oposición al uso de las reservas en el Fondo del Bicentenario.

Redrado entiende que si el Congreso se opone a refrendar el DNU, podrá salir de su cargo con un aval político importante, aunque luego la Presidenta haga caso omiso de ese dictamen parlamentario.

Además, en la conducción del Central entienden que "los caminos judiciales y políticos van en paralelo", por lo que, hay que mantener la mirada tanto en el Parlamento como en la decisión de los tribunales respecto de su continuidad.

Ayer, en una reunión de directorio del BCRA, volvió a registrarse una pelea entre el kirchnerismo y Redrado. Hasta que se vaya, los disparos verbales continuarán.

Comentá la nota