Boudou quiere influir en la política de reservas e inversiones del BCRA

Boudou quiere influir en la política de reservas e inversiones del BCRA
Finalmente, el ministro de Economía, Amado Boudou, logró ubicar a Sergio Chodos, uno de los pocos técnicos de peso el funcionario cuenta entre sus relaciones estrechas, en el directorio del Banco Central. Tal como lo informó ayer PERFIL, Chodos, hasta ahora encargado del manejo del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de la ANSES, era el candidato del ministro para ser su secretario de Finanzas, pero el intento fracasó y ahora el premio "consuelo" será el de al menos contar con una persona de confianza en la autoridad monetaria capitaneada por Martín Redrado.
El cambio de puesto generó distintas lecturas que no son necesariamente contradictorias. Operadores cercanos a Boudou celebraron la colocación. Argumentan que la movida le permite ahora al ministro contar con un hombre de enlace en uno de los organismos indispensables para su política de financiamiento público, ni más ni menos que el que cuenta con las reservas monetarias del país.

La otra pieza vital de ese triángulo es la ANSES, con sus $ 110 mil millones heredados de las AFJP, regenteados por el economista Diego Bossio, quizás el colaborador de mayor confianza de Boudou por estos días.

"Vamos a poder coordinar de una manera mucho más fluida decisiones de financiamiento, deuda e inversión", celebró un colaborador del ministro.

La otra lectura del cambio de puesto de Chodos indica que, en realidad, el interés del Gobierno no era ganar mayor influencia en el BCRA, sino quitar a Chodos de la ANSES. "En realidad ya hay pingüinos puros en el directorio del Central, por lo que en realidad parece que lo que había que solucionar era un problema de la ANSES", dijo una fuente interesada en el resultado del pase. El Gobierno consultó a Redrado el jueves respecto a la posibilidad de nombrar a Chodos, y el presidente del Central no se opuso. El currículum de Chodos no generó resistencias, a pesar de que es ex asesor de Roberto Lavagna, ex secretario de Finanzas de Felisa Micelli y de Miguel Peirano y ex superintendente de AFJP.

El FGS y su enorme poder de fuego a la hora financiar al Gobierno a través de la compra de deuda soberana, de sostener los intentos de política anticíclica (como el fallido plan automotor, y el plan hipotecario), queda por ahora sin responsable directo. Entre la escasa cantera de cuadro políticos y técnicos con que cuenta Boudou buscan un "abogado con conocimientos de finanzas".

Comentá la nota