Boudou promete que con la plata de las AFJP habrá créditos baratos

Dijo que los préstamos serán a largo plazo y para el sector productivo.Por: Annabella Quiroga
Tal vez por ser el jefe de la Anses, Amado Boudou tuvo el privilegio de cerrar lo que había sido un intenso debate sobre el sistema de jubilaciones que acaba de nacer. El funcionario dijo ayer en el auditorio de la Universidad Católica Argentina que los fondos de las AFJP se "reorientarán hacia inversiones productivas de largo plazo" y que parte de ese dinero irá "al mercado interno" vía las entidades bancarias a través de créditos con tasas bajas.

Un rato antes, el economista Ricardo Arriazu había dejado mudo al auditorio con su vaticinio: "Habrá un default masivo de los sistemas previsionales en el mundo". Contundente, Arriazu lanzó ayer esta profecía para alertar sobre el "verdadero problema" de la Argentina en materia de jubilaciones. En ese seminario, Javier González Fraga criticó la forma en que el Gobierno puso fin a las AFJP.

Arriazu señaló que el envejecimiento de la población "es a la economía lo que el calentamiento global a la ecología": hay más jubilados y menos trabajadores activos que aporten para hacer frente al pago de haberes. "La discusión en Argentina es tan lamentable que da pena", dijo, en referencia a que ese tema no está en la agenda.

Con humor, recordó el recurso de los esquimales, que, según la tradición, dejaban a los ancianos a merced de los osos cuando se convertían en un carga. Para Arriazu, parte del descalabro se inició con la "generación egoísta" que elige tener menos hijos. Para Argentina, las proyecciones indican que en 2050 habrá 9,1 millones de niños, contra 10,3 millones que había en 2000. Y los ancianos pasarán de 3,6 a 9,8 millones. Opinó que para evitar la hecatombe habría que, como primer medida, elevar la edad jubilatoria.

"Me alegro mucho de estar acá y no corriendo delante de un oso", empezó Javier González Fraga. Y le pegó parejo a las AFJP y al Gobierno. "El sistema de 1994 estuvo mal diseñado y pésimamente implementado", apuntó. Respecto de la reforma, dijo: "La forma y la oportunidad han sido las peores". Y explicó que lo mejor hubiera sido preservar la capitalización individual a través de una AFJP residual controlada por el estado. "Lo que el Gobierno gana por un lado (con el traspaso de los $ 72.000 millones en fondos previsionales), lo pierde en caída de la actividad y salida de depósitos", apuntó.

El clima ágil y distendido que la presentación había tenido hasta ese momento se enrareció con la exposición de Boudou. El funcionario retomó la idea de la presidenta Cristina Kirchner de que las AFJP son en parte responsables del default porque la privatización obligó al estado a endeudarse aún más para pagar los haberes.

Y aseguró que, si se hubiera mantenido la capitalización, el haber promedio de 3,7 millones de aportantes habría sido de 300 pesos.

También desestimó la idea de que, con el traspaso, el Gobierno se compró un problema con los futuros jubilados. "De todos modos el estado iba a tener que asumir esas coberturas, porque hay millones de personas a las que el sistema de capitalización no les iba a dar respuesta".

Boudou percibió que sus palabras provocaban reticencia en el auditorio, y buscó distender ofreciéndose, con mucha amabilidad, a contestar preguntas. Pero esto no ocurrió. Las autoridades de la UCA, presentes en la disertación, dijeron que eso no era un debate sino una exposición e invitaron a quienes querían preguntar a venir a un nuevo encuentro... en marzo de 2009.

Comentá la nota