Boudou negó que se vaya a emitir un bono para pagarle al Club de París

Boudou negó que se vaya a emitir un bono para pagarle al Club de París
El ministro de Economía, Amado Boudou, afirmó que la Argentina "va a resolver" la deuda con el Club de París, sin tener "la necesidad de un programa" con el Fondo Monetario Internacional (FMI).
Además, el jefe de Hacienda minimizó la urgencia de un acuerdo con ese organismo internacional de crédito.

La Argentina "no tiene problemas fiscales, ni monetarios, ni financieros, ni de balanza de pagos y vamos a resolver la situación con el club, sin necesidad de tener un programa con el Fondo", subrayó Boudou.

El ministro formuló declaraciones a periodistas acreditados en el Palacio de Hacienda por vía telefónica desde Escocia, donde participa de la reunión de países del Grupo de los 20 (G-20).

"Estamos discutiendo con el secretariado del Club distintas alternativas, a alguien se le ocurrió que podría ser un bono, pero no estamos pensando en esa alternativa", añadió el funcionario al desmentir que el país cancelará esa deuda con un título de deuda.

Sin embargo, Boudou confirmó que la Argentina emitirá un título de deuda en los mercados internacionales de crédito "en el primer trimestre del año próximo", sin dar precisiones sobre el monto, aunque garantizó que no será utilizado para cancelar obligaciones con el Club de París.

"Nosotros lo que siempre hemos dicho es que esperamos hacer una emisión de nueva deuda argentina pero sin un fin específico, pero no tiene ningún sentido pagar al club de París con un bono", subrayó al respecto.

El ministro remarcó que "como Argentina no tiene problemas económicos no necesita un programa con el Fondo, para acordar con el Club" y señaló que, con ese objetivo, se discuten "soluciones creativas" con el secretario de ese segundo organismo.

Explicó que uno de los mecanismos que tiene el Club de París es resolver el caso argentino es lo que se denomina como solución de mercado: evaluar cuál sería el valor presente de la deuda o de un título similar, aunque en ningún caso se está "pensando en un bono".

"Estamos pensando en cual puede ser la solución que sea aceptable para el club de Paris y beneficioso para la Argentina", agregó el titular dde Hacienda.

Al minimizar la relación de Argentina con el FMI, el ministro sostuvo que la participación en el G-20 "es mucho más trascendente e importante".

"Estamos en un foro en que se esta discutiendo la arquitectura de las finanzas internacionales", dijo Boudou, al tiempo que destacó que en el cónclave la Argentina compartió posiciones comunes con Australia, Arabia Saudita y China.

"Este foro trasciende las cuestiones con el Fondo aunque yo entienda que en la Argentina la relación con el organismo sea un tema casi de ribetes futbolísticos por lo que pasó durante los últimos 30 años", ironizó el ministro.

También relativizó la posibilidad de una reunión con el titular del FMI, Dominique Strauss-Kahn, a pesar de que se había anunciado oficialmente, al señalar que como coincide en el mismo hotel puede "producirse en cualquier momento", aunque sea en forma informal.

No obstante, Boudou admitió que su equipo tiene "mucho entusiasmo en el esfuerzo que Strauss Kahn esta haciendo para llevar adelante los cambios que el Fondo necesita que tienen que ver con el volumen de su capacidad financiera, la política de toma de decisiones y como elige a sus funcionarios".

Boudou señaló que "para la Argentina también es importante que se recapitalice el Banco mundial, porque es una de las mejores herramientas para salir de una crisis como esta".

"Se deben llevar adelante políticas contracíclicas, como acceder a la compra de bienes de capital y realizar obras de infraestructura y el banco mundial tiene mucha experiencia en este tipo de acciones", explicó.

El ministro dejó entrever la posibilidad que el G-20 anule la exigencia del Artículo IV, que obliga a los países miembros del FMI a someterse a auditorías.

"La revisión va a ser entre pares y el Fondo será un organismo más, como la OIT o los de comercio internacional. Entonces el FMI se va a remitir a su rol técnico y las decisiones la toman los gobiernos de los países, sentados en una mesa de pares", explicó el ministro.

"La idea es que ahora hay un foro donde se discuten las políticas que reconoce la diversidad de los países", agregó Boudou.

Explicó que el G-20 realizará dos cumbres presidenciales el año próximo -en junio la sede será Canadá y en noviembre, Corea del Sur- y señaló que "esos encuentros de máximo nivel político son en los que van a avanzar" en la sustitución del artículo IV.

El ministro eludió una respuesta, al ser interrogado sobre la eventual obligación de la Argentina de someterse a la auditoría hasta que no se reforme esa exigencia.

"Argentina va a seguir trabajando para que todos los cambios que hay que llevar adelante en el Fondo se concreten", añadió el ministro, mientras que señaló que como "por ahora" el país integra el organismo "trata de que su voz sea escuchada adentro y también dialoga".

Comentá la nota