Boudou, un ministro a la sombra de Kirchner

Boudou, un ministro a la sombra de Kirchner
Amado Boudou es el nuevo ministro de Economía y con su designación Nestor Kirchner retiene el control de la política económica. Así, el ex presidente conserva hombres de su confianza en puestos claves como la Secretaria de Hacienda, la AFIP y Comercio Interior. Por eso el nombramiento no causó sorpresa anoche en los ambientes empresarios, ya que el nombre de Boudou era una alternativa de cambio antes de las últimas elecciones.
Boudou, sin embargo, tiene diferencias sustanciales con el saliente Carlos Fernández. Primero por su formación liberal en el Centro de Estudios Macroeconómicos (CEMA). Del ortodoxo CEMA surgieron figuras como Roque Fernández, Pedro Pou y el economista Carlos Fernández, todos funcionarios del ex presidente Carlos Menem.

Boudou también tiene un perfil mediático totalmente distinto al de Fernández. Es un funcionario que se siente cómodo y le gusta explicar en público las decisiones. Así fue con la estatización de las AFJP.

Precisamente, Cristina Kirchner le habría encargado la tarea de "ocupar el centro del ring" en la discusión del modelo. En el gobierno se sostiene que perdieron las elecciones, entre otras causas, "por un problema de comunicación".

El flamante ministro será el tercero del gobierno de Cristina Kirchner. Primero fue Martín Lousteau y después Fernández.

Pero como ellos, tendrá que convivir con el polémico Guillermo Moreno. Anoche se especulaba que Moreno continuaría en el cargo, por lo menos unos meses más.

Boudou tiene una buena relación con el secretario de Comercio, a tal punto que la semana pasada hizo trascender que su permanencia no "era obstáculo" para asumir como ministro.

Boudou ocupó el cargo de secretario general del Ansses durante la gestión de Néstor Kirchner y pasó a la jefatura del Ansses el año pasado cuando Sergio Massa fue designado Jefe de Gabinete.

Desde ahí, Boudou instrumentó algunas de las decisiones cruciales de política económica adoptadas en la Quinta de Olivos: la estatización de las AFJP y dirigió el destino de las inversiones como los créditos hipotecarios que se lanzaron antes de las elecciones.

Pero ahora Boudou asume el cargo con el clima político adverso y con fuertes desafíos. Entre ellos, resolver el descrédito que genera la desconfianza absoluta sobre el INDEC. Una tarea difícil, mientras conviva con Moreno.

También, debe contener la inflación, hoy en un nivel elevado, del 15%. Otro tema es intentar reanimar una economía en recesión. Y resolver la delicada situación financiera externa de la Argentina.

Comentá la nota