Boudou se distancia de los bancos amigos y no les renueva plazos fijos

Boudou se distancia de los bancos amigos y no les renueva plazos fijos
Las entidades privadas y extranjeras se pusieron ‘la camiseta’ y operan mejor con el organismo. Hay una pelea por las tasas. La entidad de Brito pide explicaciones directamente a la ANSeS
No todo es un paraíso entre la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSeS) y los bancos. Desde que el organismo público se hizo de los fondos de las AFJP, la estrategia de asignación de recursos cambió bastante. Los nuevos “mimados” de Amado Boudou, el titular de la ANSeS, no son las entidades públicas como se podría suponer. Todo lo contrario, aquellos que se están poniendo la camiseta son entidades como Citi, Standard Bank (que son custodia de valores de la ANSeS), Santander Río, Credicoop e Hipotecario. De hecho, según confiaron fuentes del organismo a este diario, existe un puja difícil de interpretar con algunos popes como el mismísimo Banco Nación y el Banco Macro. Algo curioso teniendo en cuenta que el primero es el banco más importante del país, mientras que el segundo está presidido por un banquero con línea directa a Néstor Kirchner.

Según pudo reconstruir este diario, el conflicto se desató cuando la ANSeS no renovó parte de los plazos fijos que tenía en estas entidades. En los últimos días, a Macro no se le renovaron algo así como $ 130 millones en colocaciones a plazo. Desde la entidad de Brito, que es la que más dinero recibe en plazos fijos por parte de ANSeS, el asombro fue tal que directamente le pidieron una audiencia a Boudou para obtener explicaciones. Algo similar sucedió con el Nación, al cual tampoco se le renovaron $ 100 millones. “Muchas veces la pelea con los bancos es por una cuestión de tasas. Si quieren pagarnos 9% por mantener el plazo fijo directamente se lo bajamos. Estamos tratando de estirar los plazos y obtener tasas más altas, una tendencia que se acelerará en este contexto de devaluación del peso”, explicaba una fuente oficial.

La ANSeS tiene depositados en los bancos un total de $ 9.000 millones, y ha podido estirar los plazos a las entidades más grandes (no así en los bancos más chicos donde por necesidades de fondeo de éstos, sigue aceptando colocar a 30 días). Es usual que en la ANSeS repitan que cuando empezaron a controlar los fondos de las ex AFJP, el sistema estaba invertido –sobre un total de $ 7.500 millones en plazos fijos– en un 80%-85% a 30 días. Ahora, dicen, estiraron los plazos desde 120 días hasta incluso un año para los fondos que depositan en los bancos. La tasa que pide el organismo, por ejemplo, ronda actualmente el 14% anual a 9 meses. Pero, aclaran, “es lo que pautamos ahora, la tendencia es alcista”.

Pero, detrás del deseo de conseguir más rédito en las colocaciones a plazo, algunas voces creen que hay un pelea política de fondo con estas dos entidades. Una de ellas, proveniente del sistema financiero, decía que “es muy probable que la ANSeS quiera empezar a tener nuevos aliados, más ahora que contarán con el Banco Hipotecario para canalizar parte de sus operaciones”.

“No está claro el juego que hacen, pero siempre existió una competencia entre la banca pública, o la privada ‘amiga del Gobierno’, con los extranjeros. Lo único que cambió ahora es que no se ve una preferencia de la ANSeS por la banca oficial como se supuso en un primer momento. Quedó claro que Boudou es un pragmático”, completaba un observador del mercado.

Quizás, una parte de la explicación sobre por qué los bancos públicos están lejos de ser los preferidos de Boudou es lo que sucedió en las licitaciones de fondos que se realizan desde finales del 2008 a través del Mercado Abierto Electrónico (MAE). Las entidades que participaron de las primeras licitaciones presentaron (tenían 60 días a partir de adjudicarse el dinero) un informe del auditor externo de la entidad donde detalla cómo se utilizaron los fondos. La que peores resultados tuvo fue la subasta para la compra de automóviles, que no es la misma que lanzó Guillermo Moreno con las terminales. Esta mostró que entidades como Nación, Banco de Córdoba o el Provincia no prestaron un sólo peso de lo adjudicado. Obviamente, están devolviendo el dinero y la tasa de interés correspondiente a la ANSeS. La licitación para Pymes fue la más exitosa, donde por ejemplo el Banco Columbia colocó el 70% y otras el 100%. “Las entidades públicas ofertaban mucho y se las veía activas en las primeras subastas, pero a la hora de los resultados no pudieron colocar parte importante de los fondos. Creo que sobreactuaron y se ven mejores ratios en las entidades privadas que solicitaron lo que realmente podían colocar”, explicó una fuente del organismo.

Comentá la nota