Boudou busca apartar al juez Lijo de la causa y apunta a Scioli y a Brito

Boudou busca apartar al juez Lijo de la causa y apunta a Scioli y a Brito

Presentó la apelación en la que acusa al juez de no ser imparcial y de mostrar un "interés selectivo"; lo vinculó con el gobernador bonaerense y con el banquero

El vicepresidente Amado Boudou concentra sus esperanzas en la Cámara Federal. Quiere que aparte al juez federal Ariel Lijo del caso Ciccone. Y espera que revoque su procesamiento y anule un largo trecho de la causa. Y para lograrlo apuntó -pero sin jamás escribir sus nombres a lo largo de las 513 fojas con que fundamentó su apelación- al gobernador Daniel Scioli y al banquero Jorge Brito.

La alusión directa a Scioli y a Brito sin siquiera nombrarlos parece una contradicción. Pero no lo es. Ambos quedaron expuestos en las copias escaneadas de dos artículos periodísticos que la defensa de Boudou incorporó a su largo escrito ante la Cámara. Uno es de LA NACION y el otro de Ámbito Financiero. Ambos aluden a la fiesta con la que Lijo celebró su segundo casamiento, con el gobernador bonaerense y con el dueño del Banco Macro como sus invitados de honor.

El objetivo real de Boudou es argumentar que Lijo muestra un interés "selectivo" por investigar el caso Ciccone de un modo que lo perjudica a él, pero sin ahondar en la ruta del dinero -en la que Brito, su hijo homónimo o el ex banquero Raúl Moneta, entre otros, podrían terminar implicados- ni hurgar en otras potenciales ramificaciones políticas. O que, incluso, es amigo del abogado de los Ciccone, Marcelo Ruiz. Por tanto, argumenta la defensa de Boudou, no es imparcial y debe ser apartado de la investigación.

Lijo no ha dicho nada al respecto. Pero porque la defensa del vicepresidente nunca lo recusó. Si aludieran a Scioli, Brito o Ruiz, argumentan junto al magistrado, "Lijo desarmaría esa jugada en minutos, porque carece de sustento".

Junto a Boudou deslizan, en cambio, que el propio Lijo identificó un número de teléfono que pertenece a Scioli desde hace años en la página 102 de la resolución por la que procesó a Boudou, pero que, a diferencia del análisis que sí desarrolló sobre otras líneas telefónicas, optó por dejarlo ahí. "Si hubiera querido investigar, se habría encontrado con llamadas entre varios miembros de la familia Ciccone y ese número de Scioli", dijo un allegado a Boudou.

"En cuanto al número d) 1144403985 dado de alta el 29 de septiembre de 1993 y dado de baja el 22 de febrero de 2002", indicó Lijo al procesar a Boudou, figura "a nombre de Scioli Daniel", para luego aportar detalles sobre el destino de ese número durante las últimas dos décadas.

"El 20 de febrero de 2002 (fue) dado de alta y el 12 de junio de 2003 dado de baja a nombre de Secretaría de Turismo", detalló Lijo. "El 12 de junio de 2003 dado de alta y dado de baja el 29 de mayo de 2008 a nombre de la H. Cámara de Senadores; dado de alta el 29 de mayo de 2008 y dado de baja el 18 de marzo de 2010 a nombre de Unidad Gobernador (Coordinac. Gral.); el 18 de marzo de 2010 dado de alta hasta el 11 de junio de 2014 a nombre de Unidad Gobernador". Es decir, los cargos públicos que ocupó Scioli durante su carrera política.

¿Por qué identificó Lijo ese número del hoy candidato presidencial? Porque aparece en los registros de llamadas entrantes y salientes acumulados en la investigación del caso Ciccone, al igual que el perteneciente a uno de los operadores más cercanos al gobernador, Lautaro Mauro.

En el caso de Brito, en tanto, cerca de Boudou recordaron que tanto el fiscal Jorge di Lello como la Cámara Federal en su anterior intervención en el expediente le indicaron al juez Lijo que debía investigar la llamada "ruta del dinero" que sirvió para financiar el desembarco de la sociedad The Old Fund como nueva controlante de la ex Ciccone Calcográfica.

Tanto Di Lello como uno de los camaristas, Eduardo Farah, fueron más lejos. Le pidieron citar como testigos o incluso a indagatoria a Brito y a uno de ex colaboradores, Máximo Lanusse, quien salió del Macro para asumir como número dos de Ciccone junto al supuesto testaferro de Boudou, Alejandro Vandenbroele.

La defensa de Boudou quiere que se ahonde en el posible vínculo que medió entre Brito -o su hijo, también llamado Jorge- y los Ciccone, cuando Lanusse asumió en la imprenta. "Hay no menos de una docena de llamados telefónicos de los Ciccone a la presidencia del Macro por esos días. ¿Por qué?", desafiaron.

Esa ofensiva de Boudou contra Lijo se explicitó en la forma de las copias escaneadas de dos artículos periodísticos que su defensa incorporó al escrito en sí, en vez de sumarlos como anexos al final de su presentación. Uno corresponde a la sección "Charlas de quincho" que Ámbito Financiero publicó el 19 de abril de 2010, en el que detalló que la fiesta por el segundo casamiento de Lijo "pareció la convención del Partido Judicial del que suelen hablar los Kirchner, en los salones del Sheraton Pilar, (Lijo) sentó en la mesa principal a Daniel Scioli, a José Pampuro y al banquero Jorge Brito".

El segundo artículo que Boudou escaneó en su escrito se publicó en LA NACION el 20 de mayo de 2012. Al trazar el perfil del juez, la periodista Romina Manguel recordó que "entre sus invitados estelares" para su segundo casamiento "estuvieron Scioli, José Pampuro, Jorge Brito y Gregorio Werthein. Había otros cientos disfrutando en el salón principal del hotel adonde parecía haberse trasladado el tout de Tribunales: menos Oyarbide, circulaban todos con pinchos de langostinos en la mano".

Rememorar celebraciones, sin embargo, puede ser contraproducente para Boudou. Su íntimo amigo y socio comercial José María Núñez Carmona, al apelar a la Cámara Federal, cargó contra el titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, por dos de sus colaboradores: Sergio Vargas y Fernando Villaverde. Pero "Nariga" estuvo, a su vez, entre los invitados a la muy exclusiva fiesta de casamiento de Jorge Brito hijo, en diciembre de 2011, en Carmelo, Uruguay.

ALEX FREYRE, CONTRATADO POR EL VICE

Después de sus polémicas declaraciones contra Aníbal Pachano y de que se conociera que cobraba un sueldo del Senado,Alex Freyre admitió que es asesor en la Cámara alta y que su contrato fue firmado por el presidente de ese cuerpo y vicepresidente de la Nación, Amado Boudou."Somos parte de un mismo espacio político, él me nombró en mi cargo. Él firmó mi contrato. Tengo mucho currículum para justificar por qué me contratan como asesor", declaró Freyre ayer al mediodía tras su participación en los almuerzos de Mirtha Legrand, donde fue invitado.Admitió que su jefe directo es Juan Zabaleta, histórica mano derecha de Boudou. Además de asesor en el Senado, Freyre es presidente del Archivo de la Memoria de la Diversidad Sexual.Durante su participación en el programa de Canal 13 relató, además, que llamó a Pachano para pedirle perdón, pero contó que el actor no aceptó las disculpas. Había dicho que Pachano moriría por falta de remedios si Sergio Massa o Mauricio Macri ganaran las próximas elecciones presidenciales.

Coment� la nota