Boudou afinó el lápiz y ya tiene listo el Presupuesto 2010

En el texto se prevé un crecimiento de 2,7 por ciento del producto bruto, una inflación de 6,5 por ciento y un dólar a 4,25 pesos promedio. Aunque no se especifica el nivel de las retenciones al agro, el ingreso por este rubro es similar al de 2009.
El ministro Amado Boudou piensa que el año próximo la economía crecerá un 2,7 por ciento y la inflación será del 6,5 por ciento. Así lo asentó en el proyecto del Presupuesto Nacional 2010, que el viernes fue enviado a la Jefatura de Gabinete. Página/12 tuvo acceso exclusivo al proyecto que el Gobierno debe girar al Congreso la primera semana de septiembre. El Presupuesto elaborado por el equipo económico estima que el precio promedio del dólar para el año próximo será de 4,25 pesos. Boudou prevé que el crecimiento de 2010 estará basado en el rebote de las inversiones y las exportaciones, los dos rubros del Producto que deprimieron la actividad en el año en curso. El superávit fiscal se estima en 0,7 por ciento. Y, aunque el proyecto no especifica el nivel de las retenciones agropecuarias, el ingreso por este rubro es similar al del Presupuesto 2009 (ver nota aparte).

Aunque la crisis internacional aún no terminó y sigue mostrando su impacto negativo en el nivel de actividad global, en Economía aseguran que el país cuenta con varios elementos a favor para crecer cerca de un 3 por ciento en 2010. Señalan que la fuga de divisas se está frenando y que "muchos de los dólares guardados en cajas de seguridad se invertirán en inmuebles, automóviles y proyectos productivos el año próximo". También cuentan con una cosecha importante de granos, commodities que esperan seguirán subiendo de precio en 2010. Boudou piensa que el fuerte incremento de las cotizaciones de los títulos públicos resultará en una caída de la tasa de interés. Y cree que el país volvió a tener un tipo de cambio "supercompetitivo" debido a la apreciación de las monedas de los países con los cuales se mantiene el mayor flujo de comercio internacional, además de los ajustes periódicos de la paridad local.

A pesar de que la inversión pública de 2009 llegará al record de 7 por ciento del PBI, en Economía creen que la inversión total caerá entre el 8 y el 10 por ciento. Para el 2010 estiman un crecimiento de más del 10 por ciento. "Con un escenario internacional en recuperación, las cuentas públicas en orden y una mejora en las expectativas de los actores económicos, que ya se nota en el mercado de capitales, en 2010 se pondrán en marcha muchos proyectos postergados", aseguró un asesor de Boudou a Página/12. El otro rubro que genera expectativas optimistas en Economía son las exportaciones. Confían en una rápida recuperación de China y Brasil y una salida de la recesión más lenta, pero salida al fin, de Europa y Estados Unidos. Estiman que en 2009 las ventas externas caerán algo más de 10 por ciento. Asesores de Boudou analizaron el componente de valor agregado de la pérdida de exportaciones y aseguran que afectó fuertemente la producción industrial local. Por eso piensan que su recuperación tendrá un impacto muy positivo en la producción y la generación de empleo.

El Presupuesto 2010 será, seguramente, el gran debate parlamentario del año. En principio, el proyecto parte de un crecimiento del PBI durante este año del 0,9 por ciento. En la actualidad, prácticamente no queda una consultora del mercado que no estime una caída de la economía en 2009 de al menos el 2 por ciento. Algunos pronostican un derrape de hasta el 5 por ciento. Como la oposición cree más en los cálculos privados que en los datos de Economía –basados en el Indec–, estimará que el crecimiento real y, por lo tanto, el aumento de la recaudación, serán superiores a lo que dice el Presupuesto. Esta diferencia disparará la disputa por cómo se utilizará esta diferencia de fondos.

El proyecto de Presupuesto Nacional 2010 todavía puede ser retocado por la Presidenta. Los datos de las estimaciones que envió Economía son los siguientes.

- Producto Bruto Interno: En Economía estiman que el PBI crecerá un 2,7 por ciento en 2010. El cálculo se basa en un incremento de las inversiones del 14 por ciento, un aumento de las exportaciones del 10 por ciento, una suba de las importaciones del 21 por ciento y un ascenso del consumo del 3,7 por ciento. Este último rubro "podría crecer un poco más, pero hay que considerar que el consumo se mantuvo en niveles razonables este año; no va a tener el efecto rebote de los demás indicadores", explicó a Página/12 un funcionario cercano al ministro. El equipo económico también toma en cuenta que, quizás, en el próximo año las negociaciones salariales no alcancen un aumento real de los ingresos de los trabajadores, lo que limitaría el crecimiento del consumo.

- Inflación: El ministro de Economía asegura que los datos que brindará el Indec en 2010 serán "absolutamente transparentes". Aun así se juega a un incremento de los precios moderado. Una de las razones que esgrime el equipo económico para justificar su estimación es que en un año de recuperación moderada las empresas priorizarán el cuidado de su participación en el mercado a la búsqueda de rentabilidad vía aumento de precios. Además, piensan que se reducirá la incidencia del aumento del dólar, "que el año próximo subirá mucho menos que en 2009". Y que la evolución del precio de los commodities a nivel internacional será positiva, pero lenta.

- Dólar: El precio de la moneda norteamericana es un factor determinado por el Poder Ejecutivo, a través de la intervención en el mercado del Banco Central. Según estimaciones de la autoridad monetaria, el actual tipo de cambio real es uno de los más altos desde principios de 2004. La fuerte suba del dólar en Argentina, sumada a la revaluación del real brasileño, del euro y de otras monedas de países que comercializan con Argentina, benefició la política de tipo de cambio real alto. Para el año próximo la idea es que el dólar suba sólo un poco más que los precios internos.

- Superávit fiscal: El superávit fiscal primario (antes del pago de la deuda pública) estimado para este año es de 1,1 por ciento. El gasto total consolidado está en el orden del 39 por ciento del PBI. El fuerte incremento del gasto formó parte de una política contracíclica para enfrentar los efectos de la crisis económica internacional. Esas erogaciones son muy difíciles de reducir si la intención es impulsar el crecimiento del mercado interno, incluso se calcula una pequeña suba. Como la estimación de la recaudación es la misma que la del 2009 (331.000 millones de pesos), se calcula que el superávit descenderá levemente.

- Exportaciones: La Secretaría de Agricultura estima que la producción de granos de 2010 será un 30 por ciento superior a la de este año. Ese cálculo es considerando que se supera el problema de la sequía y con mejores precios internacionales. A la vez, esos mejores precios podrán resultar en que el monto de las ventas de granos al exterior sea un 40 por ciento superior al de la última campaña. Este factor por sí solo incrementaría el total de exportaciones en un porcentaje cercano al 10 por ciento. "Si las condiciones económicas internacionales siguen mejorando, también se incrementarán las exportaciones de los productos industriales y la suba será aún más alta", indicó un colaborador del ministro de Economía a Página/12.

- Importaciones: Según un estudio realizado por el Ministerio de Producción, las exportaciones tienen un fuerte impacto sobre el nivel de las importaciones. Es decir, muchos de los productos que exporta el país tienen un fuerte componente de productos importados. Por eso en Economía estiman que la suba de las ventas al exterior resultará en un incremento de las importaciones. Un caso paradigmático es la venta de autos. En 2010 se espera que Brasil incremente la compra de vehículos nacionales. Para aumentar la producción de automotores es imprescindible importar más autopartes.

- Consumo: En Economía estiman que el consumo interno crecerá un 2,9 por ciento este año. Para el 2010 se espera un incremento del 3,7 por ciento. Si bien el consumo local fue el motor principal del crecimiento en los últimos años, en Economía piensan que el año próximo será el factor menos relevante en la conformación del PBI. Señalan que, al no caer en 2009, no tendrá el efecto rebote como el que registrarán el comercio exterior y las inversiones.

- Inversión: "El fuerte ingreso de capitales a la Bolsa de Comercio y la positiva evolución del mercado de títulos públicos son una señal de que el país está recobrando la confianza de los inversores internacionales y locales", explicó el ministro Boudou a un grupo de asesores de su cartera. El titular del Palacio de Hacienda cree que esa confianza se verá reflejada en las inversiones productivas a partir del último trimestre de este año. "Sólo con la iniciación de las inversiones ya anunciadas y postergadas, la inversión se asegura un piso de crecimiento del 10 por ciento", aseguró Boudou.

Comentá la nota