Botnia: Uruguay denunció que la Argentina falseó datos en La Haya

Dijo que alteró las conclusiones de un informe uruguayo sobre el estado del río.
La interminable puja por la pastera finlandesa Botnia que enfrenta a la Argentina y Uruguay volvió a sacudir a la diplomacia de los dos países. Es que ayer la Dirección de Medio Ambiente del Uruguay (DINAMA) dio a conocer un informe en el cual acusa a la delegación argentina de haber manipulado y modificado datos en las presentaciones que el Gobierno argentino realizó ante la Corte de Justicia de La Haya.

En esas audiencias, ambos países presentaron sus argumentos a la espera de que, en los primeros de 2010, el tribunal internacional anuncie su dictamen por esta controversia que el gobierno argentino llevó a la Corte, acusando a su par uruguayo de haber violado el tratado del Río Uruguay, al autorizar que en su margen se construyera la planta de celulosa de Botnia.

Según el organismo uruguayo, que elaboró el explosivo informe, "Argentina recurrió a afirmaciones contradictorias con la realidad, a sesgar y manipular datos, a la adulteración de documentos e inclusive a infringir el reglamento de la propia Corte".

El texto habla de que el Gobierno argentino denunció que los datos interpuestos por Uruguay en sus alegatos no eran confiables. Sin embargo, agrega, "cuando le tocó exponer en una de las audiencias", usó algunos de ellos "de manera muy particular". El informe asegura que la Argentina, a partir de datos de la uruguaya Obras Sanitarias del Estado (OSE), afirmó en uno de sus alegatos que los efluentes de Botnia habían dañado la calidad del río y violaban los límites que fija la Comisión Administradora del Río Uruguay para el parámetro "oxígeno disuelto".

"Los datos utilizados eran de 'oxidabilidad' y no de 'oxígeno disuelto', que es casi lo contrario", advirtió la directora de la DINAMA, Alicia Torres. "Lo primero refiere a la cantidad de materia orgánica presente en el agua, mientras el oxígeno disuelto es fundamental para que exista vida en el río y cuanto más haya, mejor".

Al conocer las denuncias, la cancillería argentina emitió ayer un comunicado en el que las tilda como de "inaceptables, inoportunas e infundadas" y en el que dice también que por medio de un informe científico (dado a conocer en junio de este año) y por los alegatos y pruebas (presentados en La Haya) "Argentina demostró y llevó a conocimiento de la Corte que Botnia ya está contaminando el ecosistema del río Uruguay".

Asimismo, marcó su sorpresa a raíz de que el informe uruguayo se diera a conocer una vez terminadas las audiencias y a través de la prensa. "Esto llama la atención si se tiene en cuenta que Uruguay, por ser la parte demandada, habló en ultimo término en las dos ruedas de alegatos, oportunidades en las que pudo haber respondido y planteado las cuestiones y aspectos que considerara necesarios".

La diplomacia argentina insistió: "Al parecer dicho país no habría tenido el tiempo suficiente para rebatir los numerosos argumentos argentinos, constituyendo estas manifestaciones, efectuadas de forma tardía y en un ámbito que no corresponde, meras cortinas de humo que no alcanzan a disimular la irrefutable evidencia sobre la afectación del río Uruguay".

La directora Torres salió al cruce de esas expresiones diciendo que las conclusiones de Uruguay fueron avaladas "por los únicos informes técnicos verdaderamente independientes", y que fueron realizados por la consultora canadiense Ecometrix, a instancias del Banco Mundial.

La funcionaria remarcó que Argentina no analizó bien la información uruguaya, e hizo un manejo equivocado de ella: "Hubo algunos promedios que se calculan con una tabla que tiene enorme cantidad de datos, y Argentina los calculó sólo con alguna parte de la tabla, lo que de alguna manera enmascaró el resultado real del análisis de los datos".

Comentá la nota