Botnia minimizó los efectos de las emanaciones.

Según la empresa, los olores se debieron a tareas de mantenimiento y “no afectan la salud de las personas ni al medio ambiente”.
La empresa celulosa Botnia debió salir este lunes a la tarde a dar explicaciones sobre lo sucedido durante la mañana en Gualeguaychú, cuando numerosos habitantes y turistas sintieron complicaciones de salud producto de un fuerte olor nauseabundo proveniente de la pastera de Fray Bentos.

A través de un muy breve comunicado de prensa, la compañía de origen finlandés reconoció que las emanaciones se originaron en la planta, a raíz de “tareas de mantenimiento”, pero minimizó los efectos que estos gases pueden tener en la población.

“En la mañana de hoy, lunes 26 de enero, se realizaron tareas de mantenimiento en una de las bombas de condensado de la planta de Fray Bentos. El reinicio del funcionamiento de la misma, ocasionó que entre las 10.10 y las 10.47 am se emitiesen gases olorosos”, dice el texto.

“Informamos, para tranquilidad de la comunidad, que dichos gases no afectan la salud de las personas ni al medio ambiente”, concluye el escueto comunicado.

Comentá la nota