Botnia: Gualeguaychú demostró que la lucha sigue fuerte.

Cuestionaron indecisiones de la Provincia y la Nación. Amenazaron con no cesar la lucha pese a un fallo adverso de la Haya. A semanas de las elecciones el arco político de distintos sectores dio el presente. Galeria de fotos.
Una multitud se reunió en el puente a Fray Bentos. Como Urribarri no fue (tal vez por sus declaraciones sobre las dudas de la contaminación de Botnia), fueron el vice Lauritto y su aliado Busti. Estuvieron De Angeli, Bergman y Evangelina Carrozzo, entre otros.

Una multitud participó en la "Quinta Marcha al Puente General San Martín" en la que se reiteró el reclamo de desmantelamiento de la planta de Botnia, en Fray Bentos, a la vez que la Asamblea ratificó la permanencia del corte de esa vía y advirtió que su lucha continuará "más allá de lo que decida el tribunal de La Haya". En la manifestación participaron delegaciones de diversas partes del país y en representación del gobierno entrerriano asistió el vicegobernador José Lauritto.

En tanto, concurrieron el ex gobernador Jorge Busti, el senador nacional kirchnerista Pedro Guastavino y el intendente de Gualeguaychú, Juan José Bahillo. El obispo de Gualeguaychú, monseñor Jorge Lozano, y el rabino Sergio Bergman encabezaron, junto a otros religiosos, una oración ecuménica. Participaron, además, el presidente de la Federación Agraria de Entre Ríos, Alfredo De Angeli, la vedette gualeguaychuense Evangelina Carrozzo, los dirigentes porteños Vilma Ripol y Luis Zamora, entre otros políticos, además de ambientalistas y productores agropecuarios que llegaron desde Uruguay.

Sobre el puente internacional, el asambleísta Miguel Lemes leyó la proclama elaborada por la Asamblea Ciudadana Ambiental para esta edición de la movilización, realizada bajo la consigna "Salvemos al río Uruguay".

A través del documento, la Asamblea ratificó el corte del puente internacional, que lleva dos años y cinco meses, al sostener que el piquete del paraje "Arroyo Verde es el lugar que democráticamente eligió nuestro pueblo para resistir" y reiteraron que "jamás le daremos (a Botnia) licencia social para funcionar".

Además, remarcó que "más allá de lo que diriman en (la Corte Internacional de) La Haya los estados, nuestros pueblos seguirán caminando hasta que volvamos a abrazarnos, argentinos y uruguayos, para celebrar que Botnia se ha ido". La Asamblea gualeguaychuense señaló también que "el gobierno uruguayo miente, Botnia contamina", por lo que destacó su rechazo "al saqueo, la depredación y la contaminación de nuestros recursos naturales".

La empresa finlandesa, a la que la Asamblea señaló como "invasores imperialistas", ha emitido informes en los que "admite" que "han volcado miles de toneladas de contaminantes de reconocida toxicidad en los primeros meses de actividad", indicó el documento. "Al mismo tiempo, pagan una campaña mediática para lograr confundir a la opinión pública, a través de la mentira y el engaño", consideraron los ambientalistas.

En ese sentido, recordaron "las emisiones" del pasado 26 de enero, la extensa mancha blanca aparecida en el río el 4 de febrero y la explosión en la planta el 27 del mismo mes, que deja, dijeron, "desnuda la mentira" sobre la ausencia de contaminación.

"¿Cuántos incidentes de Botnia hacen falta para que reconozcan nuestros argumentos?", se preguntaron. Reiteraron su repudio al presidente uruguayo Tabaré Vázquez por "ser responsable de las innumerables violaciones del Tratado del Río Uruguay".

Luego, al referirse al gobierno argentino, sostuvieron que "le exigimos coherencia, medidas concretas que sólo requieren voluntad política de la Presidenta", como "impedir que esta empresa ilegal se abastezca" de insumos argentinos y evitar "la circulación de barcos con sustancias altamente tóxicas por nuestro río Uruguay", dijeron.

"A nuestro gobierno le pedimos que publique los datos reales, no las declaraciones sin sentido del ministro de Justicia (Aníbal Fernández), sino lo que verdaderamente Botnia arrojó en los incidentes ocurridos en el río Uruguay", reclamaron. Exigieron al gobierno un "plan de contingencia efectivo" para contrarrestar la contaminación y aclararon que "no queremos control ni monitoreo, queremos que se vaya" la planta finlandesa y "en ese camino queremos saber qué hacer cuando una nube tóxica nos sorprende en la calle o una mancha se extiende por nuestro río".

Finalmente, advirtieron al gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, y a los funcionarios "que han desprestigiado nuestra lucha, que vamos andando por algo mucho más grande y justo que los intereses políticos que puedan privilegiar".

Comentá la nota