Botnia cambia de dueño

Botnia Uruguay ya no es Botnia propiamente dicha. O sí pero con otro dueño. Que en realidad es uno de los mismos que ya tenía hasta anteayer. El cambio traerá, entre otras cosas, aumento de producción de pasta de celulosa en Fray Bentos.
La novedad sorprendió a todos y los cambios de números y de figuritas ameritan leer dos veces el comunicado oficial de las empresas. En conferencia de prensa (hubo una en Montevideo, otra en Fray Bentos y, podemos inferir, otra en Helsinki, o al menos se emitieron ayer desde la capital finlandesa los principales comunicados), se hizo saber que a partir de ayer, la conformación societaria de la empresa de celulosa Oy Metsä-Botnia Ab (Botnia) había cambiado. Así, UPM y Metsäliitto Cooperative firmaron una carta de intención para reestructurar su participación en la primera.

Además, se informó que la fábrica de Fray Bentos quedaba totalmente en manos de una de ellas, UPM (nada se dijo de Kemira, la otra empresa que se encuentra dentro del predio de Botnia Uruguay y que ostenta más del 40% de sus acciones en manos del gobierno finlandés). También se queda UPM con FOSA, la compañía forestal que Botnia tiene en Uruguay y que sustenta de materia prima a la pastera. Y adquirió acciones adicionales en PVO (empresa de energía Finlandesa).

La venta fue comunicada también ayer a la bolsa europea en la que cotizan sus acciones.

FOSA o Forestal Oriental cuenta con 180 mil hectáreas con plantaciones de eucaliptos. Su vivero produce anualmente unos 15 millones de eucaliptos. Fue fundada en 1990 y su primera tala de madera fue en 1997.

El cambio de acciones

Hasta hace dos días, Oy Mëtsa-Botnia Ab estaba compuesta en un 47% por UPM, 30% por M-real y 23% por Metsäliitto. Ahora, las acciones que Metsäliitto y Oy Metsä-Botnia Ab tenían en la fábrica de celulosa de Fray Bentos y en FOSA fueron transferidas a UPM.

Oy Metsä-Botnia Ab seguirá trabajando solamente en Finlandia, según el comunicado que UPM nos enviara ayer fechado en Helsinki. Las negociaciones no están cerradas del todo y hay aspectos que afinar todavía. Para cuando ello concluya –fines de 2009- Metsäliitto tendrá en Mëtsa-Botnia la mayoría accionaria: 53% aproximadamente. Le seguirá M-Real con el 30%. Y tendrá UPM un 17%, "lo que representa el porcentaje aproximado de celulosa que UPM utiliza de la producción de las plantas finlandesas –dice el comunicado-. Botnia continuará actuando como canal de venta de la celulosa de mercado de UPM".

Detalles interesantes

"La visión de UPM consiste en estar a la cabeza del nuevo sector forestal. Nuestra competitividad se basa en el liderazgo en costos, la preparación para el cambio y el liderazgo en innovación –dice UPM en su comunicado-. Nuestros productos se elaboran con materias primas renovables y son reciclables. UPM consta de tres grupos de negocio: Energía y Celulosa, Papel y Materiales Transformados. El Grupo cuenta con aproximadamente 24.000 empleados y tiene plantas de producción en 14 países. En 2008, las ventas de UPM alcanzaron los 9.500 millones de euros. Las acciones de UPM cotizan en la bolsa de Helsinki. www.upm-kymmene.com"

Dos fueron los comunicados de prensa que recibimos: uno, de UPM; el otro, del Grupo Metsäliitto.

No dicen exactamente lo mismo. Más bien, hay algunos renglones contradictorios. Veamos:

1 – "A partir de esta transacción, la cantidad de celulosa de UPM, producida por las plantas de Botnia en Finlandia, se reducirá de 1.1 millones de toneladas a 400.000 toneladas. Para el caso de la celulosa de eucalipto proveniente de la planta de Fray Bentos, UPM sumará a las ya en propiedad, las aproximadamente 500.000 toneladas restantes, alcanzando así el millón que la misma produce".

Es decir, baja la producción en Finlandia. Lo que significa menos trabajo para los finlandeses y posibles despidos. Pero también dice que agregará "a las ya en propiedad" en Fray Bentos aproximadamente 500 mil toneladas más, para volver al número de 1.1 que producía en Finlandia. ¿Está preanunciando aumento de producción?

2 – El comunicado sigue: "La transacción propuesta de acuerdo a lo detallado en la carta de intenciones está en línea con la estrategia de UPM de aumentar la producción de celulosa a costos competitivos y la utilización de energía no generadora de emisiones. El año pasado, la empresa constituyó un grupo de negocio integrado por sus tres modernas fábricas de celulosa e importantes activos energéticos. "La fábrica uruguaya permitirá incrementar la capacidad de fabricación de celulosa de papel de UPM en un 50% hasta alcanzar los 3,18 millones de toneladas, lo cual reforzará su posición como proveedor fiable del mercado", explica Jussi Pesonen, Presidente y Consejero Delegado de UPM".

Esto reafirma la tesis del aumento de producción en Botnia Fray Bentos (que, por ahora, parece que continuará llamándose igual).

3 – Apunta UPM en otro párrafo: "La capacidad anual de esta fábrica (de Fray Bentos) es de 1.1 millón de toneladas de celulosa de eucalipto, para lo que utiliza 3,5 millones de metros cúbicos de madera de eucalipto".

Es decir, la nueva dueña absoluta, UPM, habla de 1 millón cien mil toneladas de producción de pasta de celulosa en Fray Bentos. El punto no es banal. El gobierno uruguayo y Botnia Uruguay siempre sostuvieron a rajatabla que la producción de la planta era y será de un millón de toneladas. UPM pasa en limpio en una sola línea que puede producir 1,1 millón. Y los datos recabados por Argentina que serán presentados tanto en La Haya como ante la Ombudsman del Banco Mundial (la Asamblea hará una segunda presentación), dan cuenta de 550 mil toneladas producidas de enero a junio de 2009. Con seis meses más, serán ese millón cien mil toneladas para diciembre.

4 – El comunicado de UPM dice que la planta de Fray Bentos tiene 200 empleados. El comunicado de Metsäliitto menciona: "Los aproximadamente 550 empleados que trabajan en las funciones de Uruguay serán transferidos como parte de la transacción, en calidad de empleados existentes". El detalle está en que además, el comunicado de UPM menciona a 360 empleados de FOSA. Total: los 550 (ó 560).

Cuántos empleados tiene la planta, es desde hace cinco años materia de discusión entre argentinos, uruguayos y finlandeses. Originalmente, se prometieron 300 empleos para Fray Bentos. Más los indirectos que -según quien hablara o cuál fuera la conferencia de prensa-, podían ser desde 6.500 hasta 8000. Actualmente, la Asamblea sostiene que la planta emplea a unos 350 operarios entre uruguayos y extranjeros, de los cuales 35 son fraybentinos. Y Botnia sostiene que emplea a 550.

Pues bien, UPM vino a poner las cosas en su lugar: son solamente 200. Los otros 360 son de FOSA, más –según el comunicado- 2400 empleados indirectos en la parte forestal.

5 – "UPM utiliza la celulosa procedente de Fray Bentos principalmente en sus fábricas de papel de China y Centroeuropa", informa el comunicado aludido.

Asambleístas opinan

"¿Mejor o peor? A esta altura, he aprendido que cuando las empresas tienen que reordenarse o redimensionarse para seguir siendo rentables y competitivas, tienen una tendencia de no preocuparse por el medioambiente. Ojalá no sea éste el caso, pero…", dijo ayer a El Día el asambleísta Gustavo Rivollier.

Tanto para él como para Osvaldo Fernández, se trata de una "típica maniobra de concentración de capitales. Responde a la división internacional del trabajo que viene desde hace tanto: el tercer mundo es proveedor de materias primas, no de productos elaborados. Acá no se hace el papel".

Claramente, sostuvo Fernández, se dirige este cambio a reducir la producción de pasta en Finlandia y aumentarla en Fray Bentos. "Lo cual no es buena noticia para nosotros", dijo. La concentración abarca, además, la cuestión forestal y de las tierras: "ya lo vimos con Stora Enso y Arauco que acumulan como socias 255 mil has de plantaciones de Eucaliptus en Uruguay, y ahora UPM con 180 mil en FOSA para ella sola", agregó Fernández.

¿Por qué? "Porque Uruguay les provee de mano de obra más barata, materia prima más barata y de rápido crecimiento, legislación blanda, gobernantes indulgentes, agua gratis. A lo que se suma que, con la crisis mundial y la caída del precio de la celulosa, la zona franca libre de impuestos que le brinda Uruguay pone la frutilla a la torta", reflexionó.

El acento de UPM en la parte forestal redundará, entre otras cosas, en menos tierra para agricultura y ganadería uruguaya. La baja de producción en el norte y aumento en el sur redundará en un impacto laboral negativo para los finlandeses y mayor concentración de contaminantes en el ambiente de nuestra región.

Comentá la nota