De Botnia a la Argentina

De Botnia a la Argentina
Botnia vendió un embarque de celulosa a una empresa argentina. Según informaron voceros de la papelera, el envío de 500 toneladas de pasta de celulosa salió ayer de Fray Bentos con destino a Celupaper, una empresa con sede en San Pedro que se dedica a fabricar papel higiénico, servilletas y rollos de cocina. En Gualeguaychú, donde el corte del puente internacional cumple hoy tres años, la noticia generó nuevos reclamos.
La planta de Botnia pertenece ahora al grupo finlandés UPM. El cambio en el paquete accionario de la compañía fue realizado en el pico de la crisis financiera global, cuando la papelera debió incluso reducir su producción por la baja en la demanda de papel en los países a los que destinaba su producción. Ahora, la empresa está buscando ampliar su cartera de clientes.

El responsable de comunicaciones de la papelera, Matías Martínez, al confirmar la noticia apuntó que la venta fue un negocio "chico", pero que puede funcionar como "un punto de partida" para nuevos envíos. En ese sentido, Botnia buscará abrirse puertas en el Mercosur. Hasta ahora, venía exportando toda su producción a Europa y China.

La novedad tuvo repercusión inmediata en Gualeguaychú. "Esto se agrega a lo que ya denunciamos ante la Cancillería: que en la zona franca de Botnia se están haciendo negocios con empresas argentinas, que a su vez le venden insumos a Botnia. Por eso pedimos la aplicación del Código Aduanero, que prohíba toda operación comercial con Botnia", señaló desde la asamblea ambientalista Gustavo Rivollier.

Para Rivollier, "es una barbaridad que estemos denunciando ante la Corte Internacional de La Haya a una empresa por su funcionamiento ilegal, y mientras tanto las empresas argentinas estén haciendo negocios con ella sin que el Gobierno les diga nada". El Código Aduanero, agregó el asambleísta, "es una delegación de poder que le cedió el Congreso al Poder Ejecutivo. No-sotros le reclamamos a Cristina Kirchner, hace dos años, que lo use como herramienta, pero nos dijo que no había pruebas de que Botnia contaminara. Ahora tenemos pruebas de que contamina". La implementación que reclama la asamblea es una resolución por la cual la Aduana frenaría el tránsito de mercaderías desde o con destino a Botnia.

La asamblea de Gualeguaychú se reunirá el domingo a debatir y está descontado que el tema principal será este inicio de las exportaciones de Botnia a la Argentina.

Por su parte, José Pouler, también fundador de la asamblea, consideró que "estas empresas argentinas se alinean al pensamiento del gobierno nacional de decir una cosa y hacer otra". "Somos títeres del poder económico de estas corporaciones", agregó el vecino.

En su presentación ante la Corte de La Haya, los representantes argentinos denunciaron que la pastera volcó al río sustancias prohibidas, de alta toxicidad, cuya utilización en la planta no ha declarado. También que los desechos reconocidos y previsibles han saturado al río Uruguay, que tiene un cauce de correntada débil y un alto nivel de reflujo, lo que dificulta su depuración. Este planteo fue respaldado con pruebas por el equipo a cargo del plan de vigilancia ambiental, que monitorea la zona aún antes de que la pastera entrara en funcionamiento.

Comentá la nota