Boston: una multitud despide a Ted Kennedy

Boston: una multitud despide a Ted Kennedy
Familiares, partidarios y políticos opositores calificaron ayer al fallecido senador Edward Kennedy como un héroe de la política norteamericana, durante la "celebración por la vida", que tuvo lugar a puertas cerradas en la Biblioteca John F. Kennedy en Boston.
El vicepresidente de los Estados Unidos, Joe Biden, calificó a Kennedy como un ejemplo de altruismo y valor para vivir, como una "figura heroica, histórica". Kennedy le ayudó a él, así como a toda una generación de políticos, a establecer los más altos parámetros para su propio accionar y crecer, indicó.

Sin la inspiración y el respaldo de Kennedy, no sería actualmente vicepresidente de los Estados Unidos, afirmó Biden, quien señaló que no cree que con la muerte del senador haya finalizado la "era Kennedy". Los hijos de la generación de John F., Bob y Edward Kennedy siguen constituyendo "una familia increíble... talentosa y comprometida como ninguna otra familia que he visto".

Varios senadores recordaron al fallecido, en la ceremonia que duró más de tres horas. "La mayoría de las veces teníamos opiniones diferentes. Pero lo admiré por sus convicciones, su paciencia para el trabajo duro, a veces aburrido, de legislar", dijo el senador republicano John McCain. Pero ante todo, Ed Kennedy tenía un "sentido enorme", cuando era posible, para construir puentes entre las agrupaciones políticas, sostuvo McCain, según el texto anticipado de su discurso.

Su sobrino Joseph Kennedy calificó a su tío como la "roca de la familia". Ante todo cuando se trataba de enfrentar las muertes en la dramática historia familiar.

Mientras, el senador demócrata John Kerry dijo que casi ningún otro senador modificó más la marcha de la historia de los Estados Unidos como Edward Kennedy en sus casi 47 años como miembro del Senado.

En la celebración, que fue acompañada por coros y cantantes, los familiares y políticos reflejaron con gran cantidad de anécdotas una imagen con frecuencia alegre del "león liberal de Massachusetts".

Más de 50 mil personas desfilaron el jueves y ayer ante el féretro de Edward Kennedy en la Biblioteca John F. Kennedy, en los dos días de homenajes al histórico político norteamericano que hoy será enterrado con honores casi de Estado en las afueras de Washington.

Largas colas se formaron ante la biblioteca-museo donde desde la tarde del jueves reposan los restos del "león" del Senado para darle su último adiós a quien es considerado la última gran figura de la principal dinastía política de los Estados Unidos.

Según la web oficial de la familia Kennedy, tan sólo hasta la noche del jueves más de 21 mil personas habían acudido a dar su último adiós a Kennedy, lo que los obligó a extender el horario hasta las 2:00 de la madrugada (06:00 GMT) de este viernes, cuando otro reguero interminable de personas aguardaba para presentar sus respetos ante el féretro del senador, cubierto por una bandera norteamericana y acompañado por una guardia de honor, así como por una constante vigilia de familiares, amigos y miembros del Senado.

A comienzos de la mañana, la esposa del senador, Vicki Kennedy, había saludado personalmente durante un largo espacio de tiempo a los conocidos, pero también ciudadanos comunes, que pasaron por la Biblioteca JFK.

Este sábado el féretro con los restos de Kennedy, que la víspera había realizado un recorrido por los lugares de Boston más significativos en la vida del senador, será trasladado a la basílica Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, otro lugar especial para el político de origen irlandés y profundamente católico ya que ahí iba a a rezar a diario cuando su hija Kara enfermó de cáncer.

Al funeral asistirá el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, así como varios ex mandatarios, entre ellos George W. Bush, Bill Clinton y Jimmy Carter, según medios norteamericanos. Posteriormente su cuerpo será trasladado a Washington donde, antes de ser enterrado en el cementerio militar de Arlington, Virginia, junto a la tumbas de sus hermanos John y Robert Kennedy, la comitiva que lo acompaña se detendrá ante el Capitolio, para que los senadores y trabajadores de la Cámara alta donde "Ted" Kennedy trabajó durante casi 47 años puedan despedirse en el mismo lugar donde pasó más de la mitad de su vida.

Comentá la nota