Bossio le pidió la renuncia a su segundo por defender al campo

Bossio le pidió la renuncia a su segundo por defender al campo
Se trata de Francisco Durañona, oriundo de San Antonio de Areco, quien la semana pasada cruzó al gobernador Daniel Scioli por haber responsabilizado a los chacareros del distrito de provocar inundaciones. La dimisión la requirió con urgencia Julio De Vido, y el funcionario ya la presentó. Sólo resta la decisión final de aceptarla.
La osadía de Francisco Durañona, subdirector de Administración de la Anses, tuvo su réplica desde la Casa Rosada: tras defender al campo de las imputaciones del gobernador Daniel Scioli, el ministro de Planificación Julio De Vido le exigió de inmediato a Diego Bossio, titular del máximo organismo provisional, que le pidiera la renuncia al atrevido funcionario.

La bronca de De Vido, contaron a LPO voceros del Gobierno, no fue por el ataque que Durañona lanzó contra Scioli, sino por la férrea defensa al campo que hizo, una postura poco acorde a los designios de la Casa Rosada. "Pareció un vocero de la Federación Agraria", explicaron.

Durañona preside el Partido Justicialista de San Antonio Areco, y la semana pasada cruzó al gobernador por haber culpado a los chacareros por las inundaciones que golpearon la semana pasada a ese distrito, y las comunidades vecinas de Salto y Pergamino. Los acusó de mantener en esas zonas canales clandestinos que originaron el desborde del Río Areco, causa principal de los anegamientos.

El también subdirector de Anses reaccionó indignado y habló por varios medios. "Antes que lanzar acusaciones sin siquiera realizar un estudio sobre la cuestión, debemos recordar que la responsabilidad primaria por el control de la cuenca del Río Areco es de la Provincia y de la Intendencia", dijo.

Bossio cumplió órdenes. Le pidió a Durañona que presente su renuncia, y pronto la tuvo en su despacho, aunque todavía no le dio curso.

Es que el costo político de tal decisión no sería menor, por tratase nada menos que del segundo de uno de los organismos más preciados por el kirchnerismo. "La duda es si esperar a ver si cambia de actitud, o echarlo", explican en Anses.

Comentá la nota