Bosques: El proyecto oficial busca proteger 480 mil hectáreas

Desde Ambiente dicen que protegieron "las superficies absolutamente imprescindibles".
El anteproyecto de ordenamiento territorial que debe ingresar en estos días a la Legislatura para su tratamiento prevé que 480 mil hectáreas del territorio catamarqueño sean pintadas en rojo y, por tanto, entren en la categoría de protección total. Es decir que esas masas boscosas deberían preservarse en estado natural quedando vedado su uso para actividades productivas y de otro tipo. Así lo informó la subsecretaria del Ambiente, Nora Martínez, quien además se encargó de remarcar que "se han dejado en rojo las superficies absolutamente imprescindibles", entre las que enumeró "cabeceras de cuenca, que es imprescindible para una protección de la cuenca en su totalidad; las riberas de los ríos, que son obligatorias; algunas áreas que representan un bosque nativo exclusivo porque tienen un alto grado de conservación; y superficies como áreas dentro de Pipanaco". "Otra zona en rojo son las áreas perisalinas, con el objetivo de proteger el área de salinas y de extensión del área salina", agregó.

Pintadas en amarillo -un color que supone un nivel de protección medio y que sólo permite un aprovechamiento sostenible de esas áreas, a través por ejemplo del turismo o la investigación-, hay 1.800.000 hectáreas y en verde –liberadas para todo tipo de actividades productivas- fueron colocadas 860 mil hectáreas de la provincia.

Sin embargo, el grueso del mapa que delimitó Ambiente quedó en color blanco, color que según explicó Martínez, "corresponde a superficies ya desforestadas, son áreas ya aprovechadas en infraestructura, áreas urbanas, zonas ya explotadas y que en este momento ya son usadas en la producción". Lo llamativo es que el grueso de la región oeste del territorio provincial –Tinogasta, Antofagasta, Andalgalá y parte de Pomán- figura en el mapa de Ambiente en blanco.

Según la promesa oficial, esta semana debería ingresar el proyecto para su debate legislativo.

Comentá la nota