Bosques: la otra semana ingresa a la Legislatura

Los diputados pidieron el urgente envío del proyecto para que tenga chances de ser tratado este año.

La semana próxima será remitido a la Legislatura el anteproyecto de ordenamiento territorial que se realiza en cumplimiento de la ley nacional de bosques nativos y que contempla un mapeo con la delimitación de las áreas que se podrán destinar a la producción, aquellas que tendrán un uso restringido y las que tendrán una protección total y sobre las que no se podrán efectuar desmontes ni aprovechamiento productivo.

Así se comprometieron ayer el secretario del Agua y el Ambiente, Oscar Doering, y la subsecretaria del Ambiente, Nora Martínez, ante los diputados miembros de la Comisión de Agricultura, con quienes se reunieron para analizar los detalles del ordenamiento provincial.

Martínez mencionó los alcances del anteproyecto y el proceso participativo al que fue sometido, con 20 talleres y a través de reuniones con más de 50 organizaciones públicas y privadas. La funcionaria garantizó que las áreas rojas (totalmente protegidas, donde se prohibirán los desmontes) no se superponen con ningún permiso de explotación ya otorgado por la Provincia, por lo que el ordenamiento no obstaculizaría las inversiones ya comprometidas. "Los compromisos que la provincia asumió han sido específicamente incorporados en el mapa, esto se trabajó con Producción, son compromisos asumidos y por tanto vamos a respetarlos", aseguró Martínez a El Ancasti.

Planteos

De la reunión participaron los diputados Fabiola Garrot y Augusto Jalile, por el FCS, y Oscar Brizuela, Amalia Buenader y Miguel Figueroa Vicario, por la oposición. Como presidente de la comisión, Figueroa Vicario solicitó el envío del proyecto para el martes próximo, de manera que pueda ser tratado en la próxima reunión de comisión. Jalile recordó que quedan sólo 11 sesiones dentro del período ordinario para avanzar en su aprobación.

Figueroa Vicario expresó su preocupación por la aplicación que pueda tener una ley que "tiene un origen tan defectuoso". En ese sentido, remarcó que teniendo en cuenta que la reglamentación de la ley nacional se postergó más de lo establecido, que las provincias no cumplieron los plazos del ordenamiento y que la Nación jamás envió los fondos para la realización del mapa, crece el temor de que la compensación que deberían cobrar los privados cuyas tierras queden protegidas por ley no se pague.

"Un productor al que le marcan un campo con rojo y que no puede ser desmontado ni destinado a la producción sufre prácticamente una expropiación o una confiscación y eso no puede ser aceptado en ningún régimen jurídico en serio", señaló y en ese sentido remarcó su preocupación por el hecho de que no se conoce a ciencia cierta de qué manera se compensará a los propietarios cuyas tierras queden vedadas a la producción. Hasta ahora, la ley nacional prevé la conformación de un fondo para estos fines financiado con el 2% de las retenciones a las exportaciones, pero no especifica de qué manera se distribuirá.

Otro tema que fue debatido en la reunión es la necesidad de lograr un consenso regional sobre las áreas a proteger. Es que si Catamarca protege una zona limítrofe y la provincia vecina no lo hace pierde sentido la protección. "Mi concepto, como presidente de la comisión es, en caso de dudas, establecer zonas amarillas, no rojas; y que la instancia de prohibición de desmonte sea la última alternativa. Además, prever como facultades de la autoridad de aplicación, que pueda pasar del rojo al amarillo, para el caso de que el Estado Nacional no cumpla con la compensación", señaló Figueroa.

Los diputados Buenader y Jalile se encargaron de reclamar a las autoridades de Ambiente la incorporación de profesionales catamarqueños en el ordenamiento, a raíz de las críticas que habían surgido acerca de la contratación de técnicos foráneos sin recurrir, por caso, a los profesionales formados en la UNCA.

Comentá la nota