Bosques nativos: la Ley Bonasso sigue sin reglamentarse

Si bien ya pasó más de un año de la aprobación de la Ley Nº 26.331 de “Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de los Bosques Nativos”, todavía no se reglamentó. Pero para que Chaco pueda aplicarla también es necesario que la legislatura local apruebe otras tres leyes. Desde el 28 de diciembre no se emiten los permisos para ningún tipo de desmonte.
Durante el año pasado, se enviaron a la legislatura provincial tres leyes que urgen ser aprobadas para que se pueda aplicar la Ley Nº 26.331: una de ellas requiere el tratamiento parlamentario del modelo de ordenamiento territorial y zonificación de bosques; otra abarca las penalidades arancelarias para quienes vulneren los bosques a través de acciones clandestinas y la última está dedicada a los incendios rurales.

“Sin el decreto reglamentario de la Ley Nº 26.331 la provincia se perjudica porque no existe ningún horizonte concreto de cómo legislar el nuevo concepto de la reglamentación de los bosques nativos”, dijo el subsecretario de Recursos Naturales, Mario Bejarano al programa Raza Chaco.

Desde 28 de diciembre la provincia no autoriza ningún tipo de permiso para el aprovechamiento del monte a causa de la ley de Presupuestos Mínimos, pero esto se da principalmente porque Chaco todavía no cuenta con la sanción legislativa provincial sobre los bosques nativos, lo cual exige la Ley. “Es un proyecto que se envió en noviembre de 2008 a la legislatura para su tratamiento parlamentario y para que se abran otras instancias de discusión, si es que así lo consideran”, explicó Bejarano.

Otra de las medidas enviadas a la Legislatura y que necesita una rápida aprobación es la de las penalidades arancelarias para quienes, mediante acciones clandestinas, vulneren los bosques nativos, pero principalmente aquellos que realicen desmontes. “Esta ley, como la de los incendios rurales son temas centrales y que todavía no fueron tratados por la Cámara de Diputados, ya que actuarán como mecanismos para evitar que la gente no respete las leyes sancionadas”, manifestó.

Sin ninguna duda que el sector forestal, sumamente dinámico, es uno de los más perjudicados con esta suspensión de autorizaciones para desmontes, y es necesario que mediante la zonificación de bosques (determinada en zonas verdes, amarillas y rojas) se evite que sucedan acciones clandestinas ya que se defienden las fuentes de trabajo forestales.

Mediante la ejecución de la Ley Nº 26.331 se enviará fondos a las provincias, y de acuerdo a lo que manifestó Bejarano, tendrá dos destinos: la asistencia técnica para pequeños productores y comunidades aborígenes y para el fortalecimiento institucional de los organismos que tengan a cargo el control las sanciones de los bosques.

“Con las comunidades aborígenes se debe iniciar tratas de asistencias técnicas porque cuando esté reglamentada la Ley deberán acceder a los beneficios para lo que deberán tener el conocimiento necesario para tomar decisiones sobre la gestión de sus tierras”, dijo el subsecretario de Recursos Naturales.

Comentá la nota