El Bosque Energético, un sitio especial para el descanso y el relax en Miramar

En Miramar existen diversos atractivos turísticos, pero ninguno más significativo que la reserva boscosa ubicada a pocos kilómetros del centro comercial. Allí se registra un fenómeno natural digno de conocer.

MIRAMAR (Corresponsal).- Sensación de paz e inhalación de aire puro son las primeras sensaciones que se cruzan por la cabeza cuando uno se encuentra inmerso en el Bosque Energético, también conocido antiguamente como "Monte Oscuro" por la vegetación tan tupida que hace prácticamente impenetrable la luz solar, dando la agradable sensación de un lugar fresco, húmedo y silencioso.

A sólo 10 minutos de Miramar por la continuación de la ruta 11 hacia la villa balnearia de Mar del Sud, se encuentra este verdadero fenómeno, que atrae a miles de turistas en temporada, aunque también en otras épocas del año.

En el ingreso al predio se hicieron algunas modificaciones este año, ya que fueron construidas nuevas cabañas donde se exhiben y venden productos artesanales, además de hacerse refacciones en las calles internas. Si bien las obras ayudaron al desarrollo y conservación sigue faltando información más específica en el lugar. También un guía permanente que brinde datos sobre características típicas y consejos sobre prevención de incendios. Es que hay quienes desconocen ciertas normas y ante los escasos carteles, ingresan con sillas, comida y otros elementos más relacionados con un camping.

El bosque sigue conservando su misterio y energía, aunque la inexistencia de lluvia los últimos meses viene pasando factura y muchos árboles secos utilizaron otros como apoyo para no desplomarse.

Dentro de este cuadro propicio para el relax y la meditación, se puede apreciar claramente el rozar de las cortezas y ramas por el accionar del viento, acompañado al inconfundible sonido de los pájaros lo que se transforma sin duda en una sensación que vale la pena contemplar.

El ambiente que lo caracteriza es predominantemente familiar con niños que corretean juntando y equilibrando las "ramitas" en forma de T, quizá una de las situaciones sorprendentes. Pero también están aquellos que buscan la soledad junto a los árboles para meditar dentro de un contexto que renueva el circuito pulmonar.

Mientras LA CAPITAL realizaba la recorrida matutina una turista muy respetuosa se acercó para preguntar, "aquí es donde se dejan las zapatillas para ingresar", mientras que su compañera le señalaba uno de los rincones del bosque repitiendo la versión de un lugareño que afirmó ver "pequeñas siluetas fugaces deambulando, muy similares a gnomos". Esto deja a las claras que hay connotaciones para todos los gustos.

Quienes certifican la veracidad de este fenómeno manejan diversas hipótesis, entre ellas la presencia de un meteorito enterrado profundamente, pasando por flujos telúricos, ionización ambiental y energía cuántica. "Se podrían, sin prejuicio, realizar las investigaciones científicas que se crean necesarias y si se supone que hay algún tipo de energía extraña, tratar de buscar su origen y saber de lo que se trata realmente. Hace algunos años surgió una versión de radiación natural por medio del Randon, un gas idóneo, pero no se pudo comprobar nada", comentó en su momento Daniel Boh, encargado del museo municipal y permanente estudioso de estos temas.

Lo destacable más allá de todo que el Bosque Energético sigue manteniendo su encanto, siendo un espacio apto para la reflexión y escaparse aunque sea por algunos minutos de las presiones y exigencias que ofrece la vida diaria.

Comentá la nota