Boselli ya lamenta los goles que esta vez no van a venir

Boselli ya lamenta los goles que esta vez no van a venir
El goleador implacable, ese que factura de a uno por partido y al que le da lo mismo pegar el zarpazo en la cercana cancha de Arsenal, en el estadio Tomás Ducó o allá en la inmensidad del impávido estadio Mineirao, la noche en que Estudiantes se consagró tetracampeón continental, esta vez se quedará con las ganas de volver a gatillar y quizá por eso Boca, la fecha que viene, no sufrirá su sana costumbre.
Es por una cuestión contractual que Mauro Boselli no estará el sábado a la tarde en cancha de Quilmes -a Boca aún le pertenece el 50 por ciento del pase-, donde Estudiantes hará de local y él lo lamenta. "Tengo tristeza porque sé que no voy a poder jugar pero así estaban planteadas las cosas con anterioridad. Quiero estar en todos los partidos, más que nada para prolongar esta racha goleadora, pero lamentablemente ante Boca no podré jugar. Se trata de algo muy especial porque es mi anterior equipo".

Boselli (¿estará en la delantera del Selección Argentina en el amistoso ante Ghana del miércoles en Córdoba?), quien arribó a Estudiantes hace más de un año y acumula 15 conquistas en el contexto local, se muestra "contento por el buen momento por el que estoy pasando y muy feliz por el equipo, porque ganamos bien en cancha de Huracán y así estamos en la punta del campeonato".

El plantel de Estudiantes, que es uno de los líderes e invictos del torneo junto a Rosario Central, se entrenó ayer en City Bell, donde Juan Sebastián Verón -ausente frente a Huracán por una molestia en el isquiotibial izquierdo- intensificó las cargas de trabajo sin exponer inconvenientes y, por eso, en el cuerpo técnico descuentan que estará en cancha el sábado, desde las 18.10, contra Boca y en Quilmes

Comentá la nota