Borracho y no se cae.

Atenas aplastó a un Boca que no levanta, sigue firme en la cima y llegó a la 14ª victoria en el Ceruti.
El presente de cada equipo ya se conocía. Que Atenas es el puntero de la Liga con récord de 10-4 y que en su casa está invicto con 14 triunfos, puede no sorprender cuando se habla de este equipo cordobés que apabulla a cuanto rival se le pone adelante. Lo que más llama la atención es lo de Boca, que no logra levantar y está 14°, con marca negativa (5-9), y llegó a la 3° derrota seguida. Anoche, entonces, no queda mucho que imaginar a la hora de saber quién gano: el Griego se impuso por 73-53.

El primer cuarto fue un partido y los otros 30 minutos, otro. Parejos de entrada y con poco goleo, Atenas recién pudo sacar una luz de cinco puntos con el triple sobre la chicharra de Figueroa en el cierre del parcial. El segundo empezó a reflejar lo que finalmente se vio en la chapa. Con Lábaque en la base, el ataque local ganó en dinámica y velocidad y, a partir de los segundos cinco minutos del cuarto, comenzó a despegarse en el resultado. Boca alternó entre defensas zonales e individual pero no le encontró la vuelta a la ofensiva griega, que sacó la máxima de 18 (38-20) con un triple de Gutiérrez a 18 segundos. En la etapa, Atenas recuperó diez balones y el Xeneize tuvo ¡18 pérdidas! (25 en total). Así se hace difícil...

El segundo no fue más que una continuación del primero. En el tercer parcial, Boca estuvo 3m20s sin convertir y Atenas aprovechó: con un parcial de 5-0 se puso 43-20. A 2m47 para el final sacó la máxima de 28 (54-26) y a otra cosa... El Griego sigue en la cima. Y bien agarrado.

Comentá la nota