¿Borocotización de la política en Jujuy?

Afirmaciones del presidente del bloque justicialista en la Legislatura, Rubén Rivarola, sugieren que algunos diputados del Frente Primero Jujuy olvidarán sus compromisos con el electorado para mutar en oficialistas.
Luego de jurar su cuarto mandato como diputado provincial, el jefe del bloque justicialista Rubén Rivarola, sostuvo en declaraciones a la prensa que la política "es muy dinámica: hoy somos 23 pero mañana podemos ser 26, veremos qué pasa en estos días, no nos olvidemos –advirtió- que Primero Jujuy tiene once diputados que son peronistas, quien sabe, puede ser que alguien nos acompañe en los próximos meses".

Aunque Rivarola no pareció muy preocupado por el nuevo escenario en la Legislatura, donde por primera vez en su historia el Partido Justicialista no será mayoría, se sabe que las negociaciones en busca de "borocotizar" al Frente Primero Jujuy son febriles y contra el reloj, ya que en pocos días deberá aprobarse el Presupuesto 2010, trámite que ya es costumbre se saque de la Cámara sin sobresaltos.

La misteriosa ruptura de la bancada frentista, incluso, se inscribe en un plan para dividir a la oposición, aseguran observadores legislativos. Los dos sectores en que quedó fracturado el bloque se declaran opositores, pero no habrá que esperar mucho tiempo para ver cuál de los dos es "más opositor que el otro" y cuál más funcional al PJ. Uno, integrado en su mayoría por legisladores del snopismo, es presidido por Oscar Agustín Perassi y el otro, encabezado por la ultrakirchnerista Carolina Moisés, se abrió del tronco original.

Nacido en 2007 como expresión opositora al fellnerismo y sus aliados, el Frente Primero Jujuy basó su campaña electoral en el compromiso a recuperar la ética en la cosa pública y en la reivindicación de las banderas del Peronismo, según sus dirigentes, arriadas por espurios intereses empresariales que se apropiaron del Partido Justicialista y del Gobierno. La respuesta del oficialismo tuvo una brutal sinceridad: los que se habían tomado el atrevimiento de "sacar los pies del plato" no son peronistas, no son leales y está predestinados, inexorablemente, a hociquear en el barro de la derrota electoral. También se desarrolló la Teoría de la Puerta Giratoria, según la cual los que se habían ido nunca, pero nunca, iban a poder regresar. Rivarola, con su diario y Jenefes con su canal de televisión, fueron los más decididos en satanizar al nuevo movimiento y a sus hombres.

Como fuere, hoy, cualquier cosa puede suceder en la Legislatura. Opositores pueden convertirse en oficialistas, según parece, en un abrir y cerrar de ojos, no importa cuál haya sido el compromiso asumido con el electorado que los votó. Y el oficialismo recibirá como hijos pródigos a los que hasta hace pocos meses eran parias. Así, una vuelta de calesita devuelve a los impresentables de hace unos meses convertidos en Adonis y Afroditas de la política.

En la era del botox y de la cirugía estética, nada es imposible.

Comentá la nota