Bormioli coordina una dependencia del Ministerio de Desarrollo Social

La cartera que conduce Alicia Kirchner decidió crear en Pergamino un centro de referencia para la implementación directa de determinadas políticas. El ex director de la Tercera Edad asumió la responsabilidad de este espacio, cuya acción tendrá alcance regional. En diálogo con LA OPINION trazó los principales lineamientos de la gestión.
Tras su alejamiento como director de la Tercera Edad del Municipio, Lisandro Bormioli asumió la coordinación de un centro de referencia del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación que tiene sede en Pergamino y cuya acción alcanza a una amplia región conformada por siete distritos.

En diálogo con LA OPINION, y en la etapa de organización del nuevo espacio de gestión, Bormioli trazó los lineamientos de trabajo, abundó en aspectos vinculados con la conformación de un equipo integrado por trabajadores sociales y abogados y definió el ámbito creado por la ministra Alicia Kirchner como "una muestra visible de la decisión de seguir trabajando por las instituciones de Pergamino".

"Se puso en funciones el centro de referencia del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación con sede en Pergamino, un ámbito de gestión que abarca siete localidades", indicó Bormioli, visiblemente satisfecho por la posibilidad que esta decisión del Ministerio confiere para la "coordinación de políticas sociales en contacto con instituciones y actores sociales" de San Antonio de Areco, Carmen de Areco, Capitán Sarmiento, Arrecifes, Colón, Salto, Rojas y Pergamino.

"Va a tener su sede en Pergamino, de hecho físicamente está funcionando en 9 de Julio 850, en una oficina gentilmente cedida por Pami", refirió el funcionario, que aclaró que nos se trata esta designación de una circunstancia especial sino que "los centros de referencia del Ministerio funcionan en muchas ciudades del interior del país y de la provincia de Buenos Aires".

"El centro de referencia es el instrumento que permite relacionar al Ministerio, a las políticas sociales de Nación, a todas las líneas de trabajo con los diferentes territorios y permitir un ida y vuelta", definió y planteó que en la gestión cotidiana esto significa "articular con los territorios que están a cargo del centro de referencia, con los actores sociales y con los municipios, pero principalmente haciendo hincapié en revalorizar a las diferentes instituciones de cada lugar, a los diferentes sectores sociales".

Hasta el momento, los centros de referencia más cercanos eran el de San Nicolás y Junín.

Consultado Bormioli respecto de la motivación de las autoridades para instalar uno en Pergamino, comentó que "se decidió poner en funciones el de Pergamino para poder seguir trabajando". Según el ex funcionario municipal, "esto evidencia la voluntad de la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, de seguir trabajando por Pergamino y por las instituciones de Pergamino" a pesar de las diferencias políticas con el intendente y aclaró que "no es una bajada del Ministerio sino la posibilidad cierta de generar un ida y vuelta entre los actores sociales del territorio y el Ministerio".

Las primeras acciones

Consultado respecto de las primeras acciones del centro de referencia, Lisandro Bormioli reconoció que hasta el momento sólo se ha dedicado a poner en condiciones el lugar donde va a funcionar la dependencia: "Estamos en eso todavía y también hemos avanzado en la conformación de un equipo local". En relación con éste aseguró que lo van a acompañar en la gestión trabajadores sociales y abogados, "personas que no vienen del nivel central, sino que conocen a la comunidad y la región", y destacó que "muchos de ellos formaban parte de los equipos de trabajo de la Dirección de la Tercera Edad".

También dijo que en este tiempo tendrá que seguir capacitándose porque las líneas de trabajo, los programas del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación "abarcan una gama de actores y sectores enormes", detallando: "la niñez, la juventud, la tercera edad".

Su idea es poder implementar varios de los programas que estaban previstos desde la Dirección "y hacerlo a través de alguna organización no gubernamental o centro de jubilado", anticipó y reiteró que "hay un sinfín de programas en los que nos estamos capacitando".

En la misma línea aseguró que ha tomado contacto con instituciones y ha acordado mantener reuniones con varias de ellas "para ver en qué podemos ayudar, colaborar y potenciar las actividades que desarrollan".

Una visión

En otro tramo del diálogo mantenido con LA OPINION y en orden a su visión de la política social de Pergamino, con la mirada puesta en la diversidad de acciones que propone el centro de referencia, Bormioli consideró necesario "buscar un mayor nivel de participación, algo que hemos intentado desde la Dirección de la Tercera Edad, espacio desde el cual conseguimos un muy fuerte compromiso de los adultos mayores que por primera vez se sintieron sujetos en la construcción y volvieron a tener voz y voto en Pergamino".

Convencido de la necesidad de trabajar en la planificación y ejecución de políticas sociales con una mirada amplia, Lisandro Bormioli planteó que se debe hacer un trabajo muy fuerte con los jóvenes "para volver a enamorar a la juventud", y señaló que "se torna imperioso que comiencen a comprometerse con determinadas cuestiones para cambiar la realidad en la que viven en pos de generar bien común".

"Las líneas de trabajo con la juventud tienen que estar destinadas a buscar la participación, para que los chicos se sientan protagonistas en la construcción del futuro", indicó y refirió que "con los niños hay que hacer un gran trabajo, articulando con la familia y con otros actores como los servicios locales". Bormioli aclaró que desde su nuevo puesto se pone a disposición del servicio local que atiende a la juventud porque lo considera "un tema preocupante que merece trabajarse seriamente".

¿Sin el Municipio?

Sabido es que su salida de la gestión municipal se dio en un marco de fuerte enfrentamiento con el intendente municipal, por lo que es esperable suponer un claro distanciamiento en la posibilidad cierta de emprender acciones conjuntas. Consultado respecto de lo que podría ser una dificultad al momento de articular con el Municipio de Pergamino, Bormioli remarcó: "Yo no me enfrenté a nadie, a mí me enfrentaron" y separó las diferencias políticas con el intendente al aclarar: "No vengo a pelearme con nadie ni a disputar espacios, vengo a trabajar".

Bormioli insistió sobre el particular: "Es necesario que esto quede muy claro, no es mi deseo generar el conflicto, vengo a trabajar muy fuerte, con una experiencia de gestión y con las ganas de siempre y creo que eso no compite con la acción que pueda emprender el Estado municipal. Tanto yo como el equipo que trabajará en el centro de referencia tenemos una fuerte vocación de servicio y muchas ganas de hacer una tarea en pos de las instituciones de Pergamino, con una metodología de puertas abiertas, mirando hacia el futuro. En esa metodología no creo que sirva el enfrentamiento ni mucho menos", concluyó.

Comentá la nota