Al borde de un atiki de nervios

Cappa no se quiere ir, pero "si el equipo se desmantela, no me dejan opción". Y les pega muy duro a los representantes.
Nunca se me pasó por la cabeza renunciar, pero si el equipo se desmantela y además se van tres días antes del comienzo del torneo no me dejan opción. Es lo mismo que si estás navegando y te sacan el barco: así no hay posibilidades de seguir". Duro, sincero, superado. Así se mostró Angel Cappa ante Olé, luego de la reunión que la CD mantuvo con el plantel en el entrenamiento matutino. Es que temen que la partida de Carlos Araujo produzca un efecto cascada y el equipo de Parque Patricios se quede sin los referentes con los que aún cuenta.

Con el presidente Babington a la cabeza, la CD pidió un plazo de 48 horas para resolver el tema de los refuerzos y la situación contractual de aquellos jugadores que todavía no firmaron. Sin embargo, la confianza no es lo que sobra en el seno del plantel. De hecho, varios jugadores salieron muy preocupados, al igual que Cappa, quien explicó: "Los dirigentes están haciendo todo lo posible para mantener lo que queda del equipo, pero en un club con cero peso se hace todo muy difícil". Un panorama poco alentador.

De todas maneras, la dirigencia confía en que van a mantener a todos los que aún están, incluyendo a Matías Defederico, quien podría pasar al Corinthians en los próximos días. Y que llegarán Leandro Díaz, Jerez y Altobelli. Por lo pronto, durante toda la tarde de ayer hubo reuniones para apresurar los trámites y definir qué posibilidades hay de que estos jugadores se sumen ya a Huracán.

Pero para Angel el problema no surge solamente por la mala economía del club. El DT había charlado con los jugadores y los representantes durante el Clausura para que el equipo no se desarmara. Y todos daban el sí, pero... "La culpa es de los empresarios, que son fieras enjauladas. Huelen dólares y se convierten en hienas. No se olviden que hace seis meses a estos jugadores no los conocía nadie: Defederico estaba por ser cedido a un club de la Primera B, por lo que debería ser más considerado; los laterales (Araujo y Arano) no se encontraban para nada bien y así podría seguir con todo el resto. Pero con la gran campaña del último torneo se cotizaron y los empresarios quieren meterlos en cualquier lado. Pasó lo mismo con Pastore: ellos me decían que Javier se iba a quedar en Huracán cuando en realidad ya lo habían vendido. Me engañaron vilmente, sin tener siquiera las agallas para decirme la verdad". De todas formas, Cappa no se olvidó de la actitud de algunos de sus jugadores (Bolatti, Toranzo, Alan Sánchez y Esmerado), quienes a pesar de no tener contrato firmado siguen entrenándose a la par de sus compañeros. "Es extraordinario lo que están haciendo estos chicos. Aun no saben lo que va a pasar, pero a pesar de eso todas las mañanas se presentan a entrenar. Quieren quedarse porque están comprometidos con este proyecto", sentenció.

La realidad del Globo golpea al creador intelectual del tiki tiki, quien llegó a Huracán sabiendo los problemas económicos que tenía, pero nunca imaginó esta cruda actualidad: "Estoy superado por una situación insólita. Yo no quiero crear falsas espectativas: el panorama de hoy no es feo, es horrible. Pero tal vez mañana sea diferente. De todas formas, por más que se arregle el problema y que se queden todos los futbolistas, ¿con qué equipo salgo a jugar con Lanús si recién tengo el primer entrenamiento el viernes? Esto que está pasando es una falta de respeto para todos".

Comentá la nota