Boom de ventas y subas desmedidas de precios en productos y servicios

Boom de ventas y subas desmedidas de precios en productos y servicios
Los contagios y la psicosis generada por el Aedes incrementaron las ventas pero también los precios. Entidades de profesionales y consumidores detectaron alzas desmesuradas. La "inflación dengue" rubro por rubro.
Además de un evidente problema de salud pública que desbordó las previsiones oficiales, la epidemia de dengue se transformó también en un excelente negocio. Fabricantes de insecticidas, repelentes y mosquiteros, empresas de fumigación y laboratorios llegaron a cuadruplicar sus ventas durante marzo a causa de la reacción que provocaron en la población los contagios masivos de la enfermedad transmitida por el mosquito Aedes.

Entidades profesionales y organizaciones de consumidores denuncian especulación de algunas empresas que "aprovecharon para aumentar los precios de sus productos y servicios hasta un 20% en los últimos siete días".

Los servicios de fumigación en vía pública y domiciliario, los repelentes para uso epidérmico, las pastillas vaporizadoras y todo líquido matabichos que existe en el mercado registraron una demanda de entre el 100 y el 400% mayor de lo habitual en esta época del año, según datos suministrados por la Cámara de Controladores Argentinos de Plagas (Coapla).

COMBINACIONES. "Para el control de mosquitos se han desarrollado métodos químicos, biológicos y ambientales, siendo la aplicación combinada la más efectiva porque facilita la interrupción del ciclo vital del mosquito en cualquiera de sus fases y logra reducir el número de individuos de su población", explica Néstor Seara, de Fumigadora Continente.

"El control químico consiste en el uso de insecticidas tanto por empresas profesionales en el control de plagas como a través de aerosoles de uso doméstico, en grandes zonas al aire libre y hacia el interior de las casas", agrega el especialista. "El porcentaje de servicios en el sector público como en el privado aumentó inmediatamente con incrementos de 100% a 400%", agrega Seara.

AL PÚBLICO. Con respecto a productos de venta al público, "se ha notado una significativa y abrupta curva ascendente desde el comienzo del alerta por el brote del dengue de un 20%, llegando al pico más alto esta semana con incrementos de hasta el 90% en insecticidas líquidos y repelentes, seguramente atribuible en parte a la migración interna que provocó el feriado largo de Semana Santa".

Para Javier Valls, tesorero de Coapla y propietario de La Casa de los Insecticidas, "el mercado en esta clase de servicios oscila entre precios, calidad de los productos e idoneidad de los técnicos, por eso se debe tener mucho cuidado con la elección al momento de contratar". A la hora de las cotizaciones por los servicios y productos más demandados, los empresarios señalan que "el precio para una casa de aproximadamente 200 metros cuadrados con jardín es de $ 240, mientras que para un departamento de dos ambientes con balcón no supera los $ 90". Entre los productos profesionales, los más vendidos son el Proteginal por un litro, a $ 89, el Introban x 20 pastillas a $195 y el Sipertrin x un litro a $116,60. Mientras que entre los de venta libre se encuentran el off Aerosol Repelente x 290 cc a $ 12,30, Baygon Verde Ultra X 440 cc $ 14,80, y las Tabletas Fuyi caja x 24 a $ 7,90.

EL MÁS DEMANDADO. Las recomendaciones oficiales repitieron hasta el hartazgo que el único medicamento válido para hacer frente a los primeros síntomas del dengue es el paracetamol. La venta del analgésico y antifebril "se cuadruplicó durante el mes de marzo", dice Marcelo Peretta, presidente del Sindicato Argentino de Farmacéuticos y Bioquímicos. "A pesar de las recomendaciones de no utilizar otros analgésicos como el ibuprofeno y la aspirina, también crecieron la cantidad de unidades vendidas en los últimos días, aproximadamente un 100%", agrega Peretta.

Desde la organización profesional denuncian además que "algunos laboratorios y otros integrantes de la cadena de distribución aumentaron el precio del paracetamol entre un siete y un 10% sin que medie otra justificación que la mera especulación". La marca más conocida con la que se comercializa esta droga es Tafirol, de laboratorios Sidus. "En los supermercados se llegó a cobrar hasta once pesos una caja de 50 comprimidos, cuando su precio por manual Kairos es de $7,20", sostiene Peretta. Y opina: "Aumentar el precio de un medicamento esencial en esta situación de epidemia es una especulación miserable que debiera ser sancionada por las autoridades sanitarias y comerciales".

Pero no son los únicos que especulan con los remedios. "También hay actitudes repudiables dentro del circuito ilegal o canal K (de kioscos) donde se llegó a vender hasta dos pesos un comprimido de paracetamol, valor al que se consigue un blister de diez unidades en cualquier farmacia", finaliza el profesional.

Si de incrementar precios en situaciones de emergencia se trata, los fabricantes de productos para ahuyentar mosquitos no se quedaron atrás.

"Los valores de venta al publico de repelentes, espirales y líquidos insecticidas sufrieron incrementos de hasta un 25% entre la última semana de marzo y la primera de abril", detalla Susana Andrada, titular del Centro de Educación al Consumidor (CEC). Según un relevamiento realizado por el organismo no gubernamental entre el 26 de marzo y el 3 de abril, los espirales marca Raid x 12 unidades aumentaron de $ 2,49 a $ 3,50; las tabletas Fuyi x 12 pasaron de $ 5,49 a $ 6,50; el líquido 30 noches de Raid se incrementó de $16,9 a $18,5; la crema off x 90, de $ 11,9 a $ 13,9; el spray OFF x 200 cm3, de $14,9 a $15,9; y el aerosol off extra duración x 223 cm3, de $ 9,9 a $ 10,9. (Ver cuadro.)

OTROS PRODUCTOS Y SERVICIOS. "La situación de epidemia de dengue obliga al sistema de salud a adoptar acciones tendientes a la prevención que incluyen, por ejemplo, el aislamiento de los pacientes infectados a través de áreas cubiertas por tules y tejidos que impidan el acceso del mosquito", aporta el doctor Lucio Criado, profesor de Clínica Médica de la Universidad Maimónides.

De acuerdo a un relevamiento realizado por este diario en diferentes negocios textiles y mercerías, durante marzo la venta de telas de tul y similares registraron aumentos de entre un 25 y un 30%. "La cuenta es sencilla: si existen un total de aproximadamente 70 mil cuadros presuntos de dengue en todo el país, de los cuales al menos la mitad deben ser aislados, se requiere un promedio de tres metros de tela especial para hacer las carpas, estamos hablando de unos 100 mil metros de tul", añadió Criado.

Un fenómeno similar experimentaron las ventas de mosquiteros para ventanas y puertas, cuyos precios fluctúan entre $250 para una ventana chica y $ 450 para una puerta ventana. "Habitualmente en febrero ya nadie compra mosquiteros, pero con esto del dengue hemos tenido un gran número de clientes durante marzo y los primeros días de abril. Estimo que las ventas crecieron un 20%", aporta Damián, de la firma Aberturas Ruiseñor, con fábrica en Merlo, provincia de Buenos Aires.

Para Facundo López , de Alumdiseño, el factor difusión fue "muy importante" para que la gente empezara a preocuparse por evitar al mosquito. "Nosotros tenemos el local en Villa Luro y, desde que se conoció el caso del señor que tenía dengue en Ciudadela, se incrementaron muchísimo los llamados de potenciales clientes, aunque todavía no se concretaron las instalaciones", asegura López.

Comentá la nota