El boom de las sedes partidarias

La oposición abrió más de una docena en los departamentos en lo que va de esta campaña. Dicen que es clave.
A diferencia de lo que venía pasando en los últimos años, el estreno de sedes políticas en los departamentos se ha convertido en una especie de fiebre en esta campaña electoral. A los bunker de los tradicionales partidos, se han sumado más de una docena y todos pertenecen a frentes opositores recién constituidos. El que lleva como candidato a Mauricio Ibarra ya abrió once y va por ocho más; mientras que la alianza que encabeza Rodolfo Colombo inauguró tres y tiene en agenda dos más en distritos clave. En los dos sectores explicaron que es vital para organizar la tropa y estar más cerca de la gente. Aunque después de la campaña suelen desaparecer, en esta oportunidad dicen que las quieren mantener abiertas más allá del 28 de junio.

Casa o local, prestada o alquilada, temporal o permanente, no importa. El desafío es tener una sede propia en la mayoría o todos los departamentos con vistas a las elecciones legislativas. Esa es la premisa que dicen tener en los dos frentes opositores que abrieron sucursales en localidades donde no tenían presencia.

La estrategia contrasta con la que se vio en los últimos años, en épocas de campaña. Mientras los partidos históricos -PJ, UCR y bloquismo- se basaron en las juntas, comité o unidades básicas que tienen repartidas en la provincia, las nuevas fuerzas políticas o los frentes de coyuntura no acostumbraron a armar sedes para extenderse.

El frente Unión por San Juan, que integran el ibarrismo, el basualdismo y el PRO, entre otros, estrenó casi un bunker por día desde que arrancó la campaña. Tiene sedes en Capital, Santa Lucía, Albardón, Rawson, Chimbas, Ullum, Caucete, Jáchal, Sarmiento y anoche abrió una en Rivadavia. Y, según dijo Ibarra, va a inaugurar en Zonda, Valle Fértil, Calingasta, Angaco, Pocito, Iglesia y San Martín.

El Acuerdo Cívico y Social está compuesto por varias fuerzas que ya contaban con estructuras en los departamentos y las usan en nombre del frente -UCR y Socialismo-. De todos modos, estrenó locales nuevos en Sarmiento, Pocito y Rivadavia (La Bebida) y Colombo adelantó que abrirá dos más, en Chimbas y Albardón.

El resto no tiene previsto nuevas sedes. El oficialista Frente para la Victoria, con el PJ y el bloquismo entre sus miembros, tiene espacios físicos de sobra en los departamentos. En el peronismo, la excepción fue la nueva Junta Departamental de Rawson, que la conducción partidaria inauguró hace poco tras el portazo que pegó Ibarra para armar un partido propio. Fuerzas como Dignidad Ciudadana, Movicom y las de izquierda se concentrarán en sus sedes centrales para articular toda la campaña.

"No tenemos recursos para abrir locales, nos concentramos en trabajar en la calle", contó ayer Daniel "Chango Illanes, el candidato en primer término de la Concertación de Izquierda Popular.

"Para un peronista es importante tener un espacio para compartir y militar", dijo hace poco un justicialista, como argumento de la inmensa estructura que tiene el partido. En la oposición agregan dos motivos más para abrir sedes. Colombo aseguró que es clave "para concentrar la organización de la campaña" e Ibarra dijo que "es importante para estar a disposición de la gente, de promover la participación".

Las pocas sedes que se abrieron en los últimos años, generalmente desaparecieron junto con la campaña. En este caso, los dos candidatos dijeron que la idea es mantenerlas abiertas más allá del 28 de junio y que sigan funcionando con el sello del frente, suponiendo que sea, como prometen, programático y no se coyuntura.

Comentá la nota