el boom edilicio De 120 torres controladas, el 30% tiene fallas o está en infracción

Durante 12 días hábiles, veinte inspectores supervisaron cómo se construye en el centro. Clausuraron 5 edificios y labraron actas contra otros 30. Por seguridad, pedirán reforzar las bandejas de contención
De un total de 120 inspecciones realizadas en los edificios en construcción del micro y macrocentro, el Municipio detectó que el 30 por ciento presenta serias falencias.

Lo dijo ayer a PUNTAL el coordinador de Planeamiento, Martín Carranza, tras hacer un balance del operativo llevado a cabo durante doce días hábiles por el cuerpo de veinte inspectores capacitados recientemente para tal fin.

En rigor, se labraron cinco clausuras en torres que tenían problemas de seguridad y treinta actas de infracciones por otro tipo de fallas. Por ejemplo, falta de carteles de obras o cerramiento del predio.

Por fallas en la seguridad, el Municipio había clausurado y emplazado a cuatro obras en construcción.

Por una tormenta dos paredes de un edificio de Alvear al 1200 cayeron en una casa vecina, a raíz de lo cual se dispuso la clausura preventiva de la obra.

Un día después, desde la torre situada en Alvear al 800 se cayó una viga de 55 kilos al patio de una vivienda lindante, por no tener bandeja de contención.

Pero también se emplazó a los propietarios de otras dos obras, ubicadas en Mendoza al 300 y Colón al 600, por carecer de cartel identificatorio y bandeja de contención, respectivamente.

“Durante doce días hábiles estuvimos haciendo inspecciones en los edificios que se están construyendo en el micro y macrocentro”, dijo Carranza.

Y añadió: “El balance de ese operativo nos arroja cinco clausuras preventivas por fallas en la seguridad frente a terceros o viviendas y treinta actas por infracciones menores”.

El funcionario municipal también señaló que “se elaboraron veinte informes destinados a otorgar los finales de obras y más de cincuenta expedientes que tendrán como destino el área de fiscalización”.

“En esos doce días hábiles se hizo un total de ciento veinte inspecciones. En principio, teníamos previsto recorrer toda la ciudad, pero a raíz de las primeras fallas detectadas en edificios del centro decidimos hacer hincapié en esa zona”, explicó.

Carranza sostuvo que “entre los cambios que se incorporaron figuran la simplificación de los trámites que tienen que hacer las empresas constructoras a los efectos de poder edificar, así como también los correspondientes a los autoconvocados en relación con el registro de viviendas afectadas”.

“Nosotros mantuvimos reuniones no solamente con los empresarios sino también con los vecinos damnificados por el boom de la construcción”, aclaró.

Manifestó además que “también proponemos que la bandeja de contención sea de chapa, mucho más larga que la actual y con forma de estantería” y acotó que “sugerimos asimismo que los permisos de obras sean por seis meses renovables por otro período más”.

Por su parte, los vecinos autoconvocados reclaman seguridad en las obras en construcción, al tiempo que piden que en el registro de viviendas se contemplen no solamente los daños materiales sino también los morales.

En total, hay en la ciudad más de 350 torres en construcción y 40 permisos para hacer otras tantas.

Mientras tanto, en el Concejo Deliberante está aún pendiente la revisión de los códigos de Planeamiento y Edificación que determinarán el futuro urbanístico de la ciudad. En ese marco, los autoconvocados reclaman retiros laterales de tres metros para evitar daños en las viviendas lindantes con las construcciones.

Por su parte, la Uocra reclama que no se detenga el boom de la construcción para evitar despidos en tiempos de crisis.

Comentá la nota