Bonos: el Tribunal Superior falló en contra de los jubilados

Avaló la decisión del gobierno de Juan Schiaretti de pagarles parte de sus haberes con Títulos de Cancelación a aquellos que cobran más de 7.000 pesos. Se suspenden las medidas cautelares
El Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia dio a co­no­cer ayer un fa­llo a fa­vor del go­bier­no de la Pro­vin­cia con res­pec­to a los am­pa­ros pre­sen­ta­dos por los ju­bi­la­dos y pen­sio­na­dos que in­ten­ta­ban evi­tar el pa­go de par­te de sus ha­be­res en bo­nos.

Es­te fa­llo sus­pen­de las me­di­das cau­te­la­res dis­pues­tas y re­vier­te las sen­ten­cias de dos cá­ma­ras ci­vi­les que or­de­na­ban a la Ca­ja de Ju­bi­la­cio­nes abo­nar to­do el mon­to de los ha­be­res en efec­ti­vo.

El co­mu­ni­ca­do que se dio a co­no­cer ayer re­za: "La sen­ten­cia del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia se apli­ca don­de el pro­me­dio que per­ci­ben pa­ra el mes de di­ciem­bre, in­clui­do el me­dio agui­nal­do, ron­da los 10 mil pe­sos (…)".

Des­ta­ca que "no só­lo es­tá en jue­go el in­te­rés in­di­vi­dual de los ac­to­res, si­no el uni­ver­so del ré­gi­men pre­vi­sio­nal (…)".

Consecuencias

"Los ma­gis­tra­dos no pue­den pres­cin­dir de las con­se­cuen­cias so­cia­les de su de­ci­sión ni de la rea­li­dad que la pre­ce­de y la me­su­ra de­be pre­si­dir las prio­ri­da­des de los in­te­re­ses en jue­go in­vo­lu­cra­dos, ha­cien­do un ra­zo­na­ble ba­lan­ce de los va­lo­res cons­ti­tu­cio­na­les con­cu­rren­tes por­que no es po­si­ble en­ten­der so­la­men­te el in­te­rés par­ti­cu­lar fren­te a la al­ter­na­ti­va cier­ta que im­pon­ga a la ad­mi­nis­tra­ción un ries­go de ma­yor en­ti­dad que agra­va la si­tua­ción".

En tan­to, el má­xi­mo tri­bu­nal ju­di­cial de la Pro­vin­cia cues­tio­nó a las dos Cá­ma­ras en lo Ci­vil y Co­mer­cial (la 1º y 3º No­mi­na­ción) ya que, se­gún di­ce el co­mu­ni­ca­do "pres­cin­die­ron - sin fun­da­men­to- de la rea­li­dad fác­ti­ca y ju­rí­di­ca ac­tual, man­te­nien­do una me­di­da cau­te­lar dic­ta­da ba­jo la vi­gen­cia de una ley hoy par­cial­men­te de­ro­ga­da, lo que im­pli­có no res­pe­tar los re­qui­si­tos ge­né­ri­cos de ve­ro­si­mi­li­tud del de­re­cho y pe­li­gro en la de­mo­ra que ha­bi­li­tan su dic­ta­do, de­sa­ten­dien­do las de­más pau­tas ya es­ta­ble­ci­das por el má­xi­mo tri­bu­nal".

Había 3.125 amparos

En tan­to, el ti­tu­lar de la Ca­ja de Ju­bi­la­cio­nes di­jo en su mo­men­to a PUN­TAL que "se pre­sen­ta­ron 3.125 am­pa­ros en con­tra de la Ley 9504 pa­ra evi­tar el pa­go en bo­nos de los ha­be­res ju­bi­la­to­rios. Esos am­pa­ros in­vo­lu­cran a 6.751 ac­to­res que son pa­tro­ci­na­dos por 547 es­tu­dios ju­rí­di­cos (…) Pe­ro más de la mi­tad de los jui­cios se con­cen­tran en cin­co es­tu­dios".

"Los am­pa­ros con­tra el pa­go con Tí­tu­los de Can­ce­la­ción ha­brían ge­ne­ra­do ho­no­ra­rios pro­fe­sio­na­les por un mon­to apro­xi­ma­do de $44 mi­llo­nes", de­ta­lló Gior­da­no.

El cál­cu­lo sur­ge de mul­ti­pli­car los mon­tos por los más de 6.000 jui­cios lle­va­dos ade­lan­te.

Es de­cir, si se mul­ti­pli­ca el mon­to ini­cial de 1.500 pe­sos y se le su­ma el 20% de lo per­ci­bi­do, du­ran­te 17 me­ses de apli­ca­ción se lle­ga a los 44 mi­llo­nes apro­xi­ma­dos que cal­cu­la la Ca­ja.

Pe­lea ofi­cial

El Go­bier­no de la Pro­vin­cia vie­ne man­te­nien­do ha­ce un tiem­po una pe­lea me­diá­ti­ca con los es­tu­dios de abo­ga­dos que atien­den a to­dos aque­llos que han pre­sen­ta­do am­pa­ros pa­ra co­brar to­do su sa­la­rio en efec­ti­vo y que pro­hí­be la uti­li­za­ción de bo­nos.

El pa­go con bo­nos co­men­zó a rea­li­zar­se a par­tir de una ley de emer­gen­cia pre­vi­sio­nal pe­di­da por el go­ber­na­dor Juan Schia­ret­ti, de­bi­do al dé­fi­cit que en su mo­men­to se ha­bía co­no­ci­do que por mes tie­ne la Ca­ja de Ju­bi­la­cio­nes de la Pro­vin­cia.

Uno de los ob­je­ti­vos de los fun­cio­na­rios de la Ca­ja era que to­dos aque­llos be­ne­fi­cia­rios que co­bren más de 7 mil pe­sos en sus ha­be­res co­bra­ran una par­te en bo­nos.

Es­ta sen­ten­cia se da a co­no­cer una vez que la Ca­ja ape­la­ra la de­ci­sión de dos cá­ma­ras ci­vi­les que los obli­ga­ba a abo­nar los ha­be­res en efec­ti­vo.

Ha­ce dos días, el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la go­ber­na­ción, Ri­car­do So­sa, ha­bía acu­sa­do a los di­fe­ren­tes es­tu­dios de abo­ga­dos de ha­cer "un gran ne­go­cio y co­mer­cio de los am­pa­ros".

Que­ja de los abo­ga­dos

Los di­fe­ren­tes es­tu­dios de abo­ga­dos que pa­tro­ci­nan a to­dos aque­llos ju­bi­la­dos pro­vin­cia­les que han pre­sen­ta­do am­pa­ros con­tra la Ca­ja, se mos­tra­ron en de­sa­cuer­do con la de­ci­sión del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia.

En tan­to, los le­tra­dos tam­bién se mos­tra­ron dis­con­for­mes con el ac­tuar de la Ca­ja de Ju­bi­la­cio­nes, ya que no les re­ci­bían en la se­de previ­sio­nal las no­ti­fi­ca­cio­nes ju­di­cia­les y te­nían que de­jar­las por de­ba­jo de la puer­ta.

Comentá la nota