Los bonos suben y opacan al dólar

Luego del canje, los activos adquirieron mayor interés entre inversores locales y extranjeros. Esta situación repercutió en el dólar marginal, que ayer operó dos centavos por debajo del oficial.
Los títulos públicos se consolidan por estos días como la mejor alternativa de inversión en el mercado financiero. Continúan atrayendo dinero local y del exterior y sus precios arrojaron ayer su cuarta alza consecutiva. La suba fue del 5 por ciento en promedio y desde el jueves pasado acumula una recuperación del 25 por ciento. Los que buscan subirse a la ola compradora se deshacen de sus dólares. Esto trajo nuevamente presión a la divisa en el mayorista, que cedió algunas milésimas debido a que el Banco Central apuntaló la cotización para evitar una caída más brusca. La llegada de fondos de afuera se reflejó en los precios convalidados para el dólar en el segmento marginal, donde se operó dos centavos por debajo del oficial. En las agencias y casas de cambio del microcentro se mantuvo en 3,85 pesos, y desde el Central aseguraron a Página/12 que la demanda minorista se redujo a un tercio.

Los bonos se afianzaron ayer con una nueva escapada. Los rendimientos, a criterio de los analistas de la city, son todavía muy atractivos para estos papeles, sobre todo si se analiza el perfil de la deuda luego de que se canjearan los vencimientos más cortos. "Despejados los fantasmas de próximas catástrofes de default y megadevaluación, las expectativas cambiaron mucho, y en favor de los activos locales", aseguró a este diario el responsable de un banco de inversión.

Los títulos públicos locales ofrecen una renta que va desde el 12,5 al 20 por ciento, según la liquidez y el vencimiento. Los inversionistas locales mostraron una mayor preferencia por los papeles que surgieron con el canje de 2005, lo que benefició al Descuento y al cupón del PBI. Este último avanzó 5,75 por ciento. Los extranjeros se volcaron a los Boden 2014, nominados en dólares. El resultado fue un nuevo recorte en el riesgo país argentino, que se ubicó en 726 puntos.

Este fuerte interés por los bonos de deuda local tuvo su correlato en la plaza cambiaria. El ingreso de dólares de parte de inversores institucionales extranjeros retrajo el valor de la divisa. En el mayorista, la tendencia volvió a ser vendedora y el Central absorbió parte de la oferta para sumar a sus reservas internacionales, que finalizaron en 45.201 millones de dólares. El billete verde finalizó en 3,828 pesos. En las mesas de cambio consultadas coincidieron en que también se vio mayor presencia de exportadores, quienes adelantan sus liquidaciones para evitar quedar atrapados si continúa la tendencia a la baja.

Al público la demanda es prácticamente inexistente. "Los bancos no están pidiendo dólares al BC para venderlo en el chiquitaje. Este es nuestro termómetro casero", informó a este diario una fuente de la autoridad monetaria. De un promedio de 120 millones de dólares diarios que las entidades solicitaban al organismo, se pasó a mediados de agosto último a algo menos de 40 millones. "Hoy es menos que eso", agregó la fuente.

Bajo el actual contexto cobraron vitalidad las operaciones de contado con liquidación. Se trata de la compra de un activo en un mercado y en una moneda determinados y su venta en otra plaza y nominación. Esto permite realizar un cambio de signo monetario eludiendo los controles monetarios y fiscales. Las autoridades pusieron varias barreras a esta operatoria cuando se generó una fuga por este mecanismo, pero quedaron algunos huecos en el caso de la llegada de dólares. Por esta transacción los especuladores están liquidando sus dólares en el mercado local convalidando una cotización apenas dos centavos por debajo de lo que obtendrían si lo hicieran en la plaza. "No se ven obligados a mantenerlos las 72 horas en cartera, como dispone la norma local, pero sí pueden ser investigados en caso de operaciones simultáneas", reconoció a Página/12 un alto directivo de la Comisión Nacional de Valores.

La pérdida de atractivo del dólar como resguardo potencia todavía más la cotización de los bonos y también de las acciones. El Merval se mantiene en los niveles más altos de los últimos catorce meses y ayer concluyó con una mejora de 2,4 por ciento. El volumen operado duplicó el promedio habitual, con más de 64,1 millones de pesos.

Comentá la nota