Con bonos de Provincia, el Municipio cancelará una deuda de 20 millones de pesos

Así la Comuna afrontará el pasivo flotante, que corresponde a un acumulado que se fue arrastrando desde hace casi una década. Rechazo de la oposición.
A través de bonos que emita la Provincia de Buenos Aires, el Municipio de Pilar cancelará parte de la deuda flotante, calculada en unos 20 millones de pesos.

El mecanismo, según pudo saber Pilar de Todos, le permitirá a la Comuna achicar sensiblemente sus obligaciones con proveedores, alguno de los cuales se arrastran desde hace varios años, incluso casi una década.

La propuesta, que primero tiene que ser refrendada por el Concejo Deliberante y luego negociada con Provincia en sus puntos en particular, establece en líneas generales que el Gobierno bonaerense emitirá bonos para cancelar parte de esas deudas, que luego serán descontadas a Pilar de la Coparticipación, es decir envíos de la administración de Daniel Scioli que por Ley recibe mes a mes.

La mayor parte del rojo flotante, reconocieron desde la Secretaría de Hacienda, corresponde a obligaciones no canceladas con privatizadas, entre las que estarían las recolectora de residuos y la iluminadora Lesko.

La titular de la cartera de Economía, Viviana Aranzasti, se reunió ayer por la mañana con los concejales, tanto del oficialismo como de la oposición, en comisión de Hacienda, en donde se avanzó en los pormenores del acuerdo.

Aranzasti explicó que el monto en bonos que emita la provincia "se va a ir descontando mes a mes de un porcentaje de la Coparticipación". La funcionaria indicó que no habrá intereses que deberá pagar la Comuna, y que las obligaciones con Provincia se deberán cancelar en 18 meses. De todos modos, aclaró que no se pagará con bonos el 100% de la deuda (20 millones), sino que la administración Scioli sólo prevé parte del pasivo, que llega hasta el 70% del total.

Cruces en el Concejo

Ayer por la noche sectores de la oposición terminaban de analizar cuál iba a ser la postura que tomen esta mañana, cuando a partir de las 9 se realice una sesión extraordinaria donde se trate con exclusividad la adhesión al mecanismo. El apuro está relacionado con que el intendente Humberto Zúccaro estaría firmando mañana miércoles en La Plata el acuerdo, si es que el HCD le da el visto bueno.

El felipista Gustavo Trindade adelantó a Pilar de Todos que se opondrá a la medida, al considerar que el mecanismo no es beneficioso para la Comuna.

"Si aceptamos los bonos se pierde el Municipio la posibilidad de negociar directamente con el acreedor la deuda, además de atar la coparticipación al pago de esas obligaciones, que nosotros podríamos hacer no en 18 pagos sino en más. No podemos atar fondos al pago de deudas que podríamos achicar o que aún no sabemos como está conformada, ni a quién se le debe", explicó Trindade, al tiempo que indicó que su voto y el de su compañero de bancada Sixto De Santo serán por la negativa.

Trindade, de hecho, reclamó en la comisión de Hacienda que se entregue un listado con el nombre de cada uno de los acreedores, los montos de los pasivos la evolución de las deudas.

El denarvaísta Diego Ranieli, por su lado, señaló a este medio que también se iba a inclinar por la negativa, ya que no veía, según su parecer, ningún beneficio para la Comuna.

"Si aceptamos los bonos nos perdemos la posibilidad de negociar nosotros mismos una quita en la deuda. La verdad que no veo un beneficio para la Comuna, aunque sí para Provincia, que inventó estos papeles y en algún lado los tiene que meter, en este caso en los Municipios. Pero a Pilar le da bonos, que todavía no sabemos a cuantos años, y le descuenta mes a mes en efectivo", rechazó Ranieli.

El zuccarista Walter Roldán, contador y futuro presidente de la Comisión de Hacienda, se mostró a favor de adherir al plan, y coincidió en que "en su momento" se pedirá un listado de acreedores.

"Lo que se va a tratar mañana (por hoy) es la adhesión a un mecanismo. Luego, en un segundo paso, se verá la evolución de la deuda, y a quiénes se les debe, un factor que también pasará por el Concejo Deliberante. Pero iniciar un año con una deuda saldada, con proveedores que no reclamen le permite al Municipio planificar el gasto y las inversiones de otra manera", cerró Roldán.

Si bien la mayoría de las bancadas opositoras se mostraban ayer en contra de la medida, el bloque zuccarista cuenta con las manos necesarias para aprobar una medida que, insisten, "la abre las puertas a Pilar para poder iniciar un 2010 sin deudas, pero no priva a la comuna de negociar las obligaciones con cada uno de los proveedores".

Comentá la nota