Por los bonos y el dólar, el Central ganará $ 20.000 millones este año

Por los bonos y el dólar, el Central ganará $ 20.000 millones este año
Sus utilidades vienen por la devaluación del peso y sus inversiones en títulos de la deuda.
Amado Boudou sabe que tiene un as en la manga para enfrentar los pagos de la deuda en 2010, en el caso de que no logre concretar el anunciado "retorno a los mercados de capitales".

Esa baraja, que para el Ministro de economía es como una "red de seguridad", son las ganancias que registrará este año en su balance el Banco Central, que hoy, se calcula, podrían superar los 20.000 millones de pesos.

La porción mayor de esas utilidades vienen por el lado de la devaluación del peso, que en lo que va del año trepa al 11%, al pasar de 3,45 a 3,86 por dólar.

Por esa razón, las reservas del Central, en pesos, crecieron en 15.000 millones de pesos.

Pero además el Central se vio beneficiado por la "fiebre de los bonos". Entre enero y setiembre, el valor de su cartera de títulos públicos casi se duplicó y pasó de 6.000 a 11.000 millones de pesos.

De ahí entonces que Boudou esté en condiciones de reclamarle al Central el giro de las utilidades que el organismo que preside Martín Redrado compute en el balance de este año. Después de todo el Gobierno es el único accionista del BCRA.

En rigor, los 20.000 millones que debería girar el año próximo el Central coinciden con el giro que (entre adelantos transitorios y utilidades) le pasó a Economía este año. Lo que ocurre es que el stock de adelantos que puede conceder el Central al Tesoro van en línea con la evolución de la recaudación fiscal y la base monetaria. Como este año esas dos variables tuvieron una expansión muy moderada, es menos la plata que podrá girarse como adelanto el año próximo.

Así, las utilidades por la devaluación y la suba de los bonos compensarían la merma en adelantos transitorios.

En verdad, toda esta secuencia no es tan lineal. Hay quienes dicen que la supuesta ganancia por devaluación no es genuina y que pasarle al Tesoro los pesos extras generados por la devaluación es una jugada peligrosa, por los riesgos inflacionarios que conlleva, debido a la ampliación de la base monetaria sin el consiguiente respaldo.

Lo que ocurrirá casi con seguridad entonces es que el Central se verá obligado a monetizar las ganancias por la devaluación. Y, tal vez, también las ganancias " devengadas" --es decir, no realizadas-- que está oteniendo por la suba de los títulos públicos.

Naturalmente, en el caso de los bonos, no es esperable que el Central salga a liquidar su tenencia para así ingresar los pesos que le estaría reclamando el Tesoro.

El Central sacará los pesos de su liquidez pero es seguro que mantendrá los bonos.

"Si salimos a vender bonos en forma masiva se destruye el mercado, caen los precios y la tasa de riesgo país se dispara", admiten en el Central.

El Central, como el Anses, aprovecharon el bajón de precios de los títulos públicos allá por octubre de 2008 y acopiaron papeles de la deuda en sus carteras. Eso ahora le permite a Economía disponer de más margen de maniobra a la hora de pagar la deuda.

No es lo mismo sentarse a negociar con un inversor privado que con un organismo público. Por caso, se sabe que buena parte de los cupones vinculados al PBI, por los que habrá que pagar más de 1.500 millones de dólares el 15 de diciembre, están en manos de esos dos organismos.

Comentá la nota