Bonos argentinos trepan 35% en poco más de un mes y extienden la racha

Volvió a caer el riesgo país y el costo para cubrirse de un default. Ahora hay una mejora mucho más homogénea en los títulos públicos que siguen ofreciendo rendimientos del 50% en dólares
Por primera vez en mucho tiempo los bonos argentinos se acoplaron al benévolo escenario financiero. Con la recuperación de las bolsas del mundo, incluida la Argentina, y cierto despertar del apetito por el riesgo, es que los títulos públicos siguen levantando cabeza (desde precios insólitamente bajos). Es más, tomando las últimas ruedas, la selectividad desapareció: por caso, ayer subieron prácticamente todas las emisiones y se vieron alzas de hasta el 8%. Los repuntes anteriores estaban circunscriptos a las emisiones en dólares de corto plazo debido a la incertidumbre local.

"Creo que en general hubo un castigo exagerado con los bonos locales. En cierta medida la evolución internacional favorable tenía su correlación en el mercado accionario local, pero no era igual para los títulos. Ahora, la recuperación está dada en que se ve más lejos el temor del default", explica Julio Bruni, director de Arpenta Sociedad de Bolsa.

El especialista sostiene que "que las elecciones no van a cambiar la gobernabilidad, no se va a escenarios de caos", y eso hace que los inversores (locales y del exterior) estén reposicionándose en renta fija. "En el exterior también están comprando bonos porque las altas tasas que pagan empiezan a tentar", consigna Bruni. De todas formas la levantada de los bonos no es propiedad intelectual sólo de la Argentina, ya que el índice de bonos para los mercados emergentes llegó a su máximo valor en siete meses. Léase, si bien no suben ahora tanto como los títulos argentinos (porque no habían caída tanto), la mejora es generalizada para el mercado de deuda.

De todas formas, hay claros signos de vida. Por un lado, ayer en el Mercado Abierto Electrónico (MAE) se operaron u$s 246 millones en renta fija, un volumen que duplica el promedio diario negociado en abril y uno de los más altos en lo que va del año. "Hay un contagio del escenario externo, que es bastante mejor que hace unos meses atrás.También hablamos de valuaciones muy deprimidas que invitan a hacer una inversión siempre ponderando el nivel de riesgo. Es llamativo el volumen y las subas, pero esto es un coctail que se complementa con los precios bajos que tenían los bonos", acota Juan Pablo Vera, jefe de análisis financiero de Tavelli & Cía.

La mejora de la deuda argentina se ve claramente en los llamados "indicadores de pánico". El riesgo país ayer cedió 6,83% hasta los 1.445 puntos básicos. Desde abril hasta la actualidad, el EMBI de la Argentina cae casi 24%. Mismo panorama se observa tomando el Credit Defaul Swap a cinco años de plazo (el más líquido del mercado). Este seguro contra un incumplimiento de pago, cae 25% desde abril hasta llegar a los 2.773 puntos básicos (o sea, para asegurar un bono el inversor tiene que pagar una sobretasa de 27%). Ambos indicadores, si bien están ajustando a la baja, siguen por la nubes y no tienen punto de comparación con lo que sucede en otros países de la región (excepto el defaulteador Ecuador).

Sea como fuere, desde abril hasta ayer algunos títulos argentinos suben 35% (el Discount en pesos) o 20% como el caso del Boden 12. Ganancias desorbitantes para el mundo desarrollado ofrecidas por estos bonos, que además rinden 50% más la inflación (en el caso de los de pesos) o 55% en dólares como el Bonar 11. La clave pasará por adivinar si esta mejora decantará en una toma de ganancias.

Comentá la nota