Los bonistas pusieron en su radar las reservas depositadas en Suiza

Los bancos centrales de los principales países miembros de la Banca de Reglamentaciones Internacionales, con sede en Basilea, Suiza, deben "poner a la orden del día" el "uso ilegal del estatuto de la BRI" por parte de la Argentina, "que ha depositado allí un tesoro de 40 mil millones de dólares para eludir el riesgo de acciones legales (embargos) por parte de sus acreedores" que poseen los llamados tango-bonds.
Lo dijo ayer aquí, en varias entrevistas y en un popular programa de televisión Robert Shapiro, ex subsecretario de Comercio durante la presidencia de Bill Clinton y director de la American Task Force Argentina.

La Fuerza de Tareas que dirige Shapiro es un grupo de presión creado en noviembre de 2006 sobre el gobierno de nuestro país, para "alentarlo" a pagar a los acreedores que siguen sin recibir el dinero que pusieron en los títulos públicos que entraron en default a fines de 2001, cuando la Argentina protagonizó el más grande crack financiero que alcanzó los 95 mil millones de dólares.

Shapiro dijo que la mayor parte de los bancos centrales del mundo "mantiene en la Banca de Reglamentaciones Internacionales solo el 2 ó 3% de sus reservas, mientras que la Argentina ha depositado el 80%, prácticamente el doble de los bonos que siguen en default".

El que fue consultor económico de las campañas presidenciales de los demócratas Bill Clinton, Al Gore y John Kerry, señaló que "la voluntad de eludir del gobierno de Buenos Aires resulta evidente". Shapiro se queja del gobierno suizo "que hace oídos sordos a nuestras quejas" y protege a la Argentina. El llamado "banco central de los bancos centrales" tiene sede en Basilea.

El director de la Task Force Argentina advirtió sobre "las consecuencias internacionales" del caso. "Si permitimos que el abuso argentino se convierta en un precedente exitoso, haremos muy inestable y arriesgado el sistema de financiación de los países en desarrollo, los intereses subirán y la disponibilidad de capitales disminuirá dramáticamente".

Las reservas argentinas depositadas en la Banca de Basilea están legalmente al reparo de una serie de acciones legales. En sus declaraciones al diario especializado Il Sole 24 Ore, propiedad de la central empresaria Confindustria y el segundo cotidiano económico de Europa después del Financial Times, Shapiro reconoció que Elliot, uno de los dos acusados de ser "fondos buitres, es miembro de la Task Force America. Son treinta las asociaciones agrupadas, destacó, y entre ellas hay varios fondos. Según Shapiro los verdaderos buitres son los bancos que "han comprado en el mercado secundario a precios bajísimos los créditos sobre los bonos argentinos y ahora están negociando con el gobierno de Buenos Aires las condiciones para el reembolso".

El norteamericano recordó que son tres los grandes bancos que están negociando: el Citi, el Deutsche Bank y el Barclays. "Según las indiscreciones, yo no tengo las pruebas, ellos compraron quizás al 10-15% del valor nominal y por eso para estos bancos es un buen negocio lo que reciban, aunque la oferta sea peor respecto al 30% del valor nominal propuesto en 2005".

Shapiro sostiene que la actual estrategia del gobierno "no funcionará". Las condiciones económicas argentinas "se están deteriorando y el país necesita recaudar capitales en los mercados internacionales pero no tiene la reputación para hacerlo. Por eso quiere mostrar su voluntad de pagar negociando con los tres grandes bancos".

Comentá la nota