Bonistas, Marsans y Suez no aflojan

Bonistas, Marsans y Suez no aflojan
Los acreedores italianos mantienen el reclamo de u$s 4.400 millones ante el tribunal del Banco Mundial. Los expropiados operadores de Aerolíneas tienen la primera audiencia el 22 de marzo y los ex accionistas de Aguas Argentinas exigen u$s 1.700 millones.
Los bonistas italianos que rechazaron entrar al canje de deuda en 2005 encabezan la lista de las 29 demandas contra Argentina que aún están pendientes de resolución en el CIADI. Los 190 mil pequeños tenedores particulares que años atrás se unieron para reclamarle al país más de 4.400 millones de dólares volvieron a convertirse en objeto de seducción del Gobierno, que intenta incluirlos en la nueva oferta de pago de bonos. Mientras tanto, su causa en el tribunal arbitral del Banco Mundial sigue siendo la mayor demanda monetaria contra el Estado argentino. Algunos lugares más abajo se ubica el litigio que entabló el grupo español Marsans tras la expropiación de Aerolíneas Argentinas. El próximo 22 de marzo será la primera audiencia.

"Giovanna a Beccara y otros. Caso ARB/07/5". Detrás de esa carátula con apellido italiano espera el reclamo de 190 mil personas –físicas y jurídicas- que no aceptaron el arreglo con quita de la deuda externa que propuso el entonces ministro Roberto Lavagna en 2005. Ese país, Italia, será uno de los primeros destinos de la gira que, apenas termine la tormenta Redrado-Banco Central, encabezará Amado Boudou. Su objetivo: convencerlos de las bondades del canje e intentar que esta vez acepten cambiar esos títulos y abandonar la millonaria demanda jurídica.

Si bien el de los bonistas italianos es el reclamo más abultado contra Argentina, existen otros 28 casos que esperan resolución. Es que el CIADI fue el canal elegido por la mayor parte de las privatizadas para reclamar contra el país luego de que en 2002 el Gobierno saliera de la convertibilidad y pesificara 1 a 1 las tarifas. Allí acudieron desde Telefónica, Telecom, Edesur, entre otras.

Desde la presentación de las denuncias hasta aquí, varias compañías transnacionales dieron de baja sus reclamos para poder avanzar en nuevas negociaciones con el Estado. Otras, pusieron pausa y sólo suspendieron la demanda a la espera de un acuerdo. Más de una decena siguen activas.

Ése es el caso de los accionistas de la ahora nacionalizada Aguas Argentinas. El congelamiento de sus tarifas en 2002 derivó en el planteo de Suez y Aguas de Barcelona que piden una compensación económica cercana a los 1.700 millones de dólares.

Otra de las causas que avanza a paso lento es la que encabeza el grupo Marsans. El CIADI dio lugar a su demanda en marzo de 2009 y durante meses el reclamo fue la prenda de negociación entre la compañía española y el Gobierno. Pero luego de la salida de la gestión kirchnerista del ex secretario de Transportes, Ricardo Jaime, las conversaciones se empantanaron y en octubre, el titular de Aerolíneas, Mariano Recalde, anunció oficialmente que la negociación con Gonzalo Pascual y Gerardo Díaz Ferrán había quedado en la nada.

Dos semanas atrás, el expediente ARB 09/1 dio su primer paso formal: quedó conformado el jurado que analizará la demanda. Según adelantaron desde la Procuración del Tesoro de la Nación a Crítica de la Argentina ya hay fecha para la primera audiencia. Los abogados de una y otra parte se verán las caras el próximo 22 de marzo. El proceso puede durar años.

Si bien aún no llegó a iniciar un arbitraje ante el CIADI, el reclamo de Telecom Italia contra la decisión de la Comisión de Defensa a la Competencia que le ordenó desprenderse de sus activos en Telecom Argentina podría terminar en ese tribunal. Mientras avanza la causa judicial en la Argentina, la compañía ya envió las primeras cartas de "consultas amistosas" al gobierno nacional y, si en los próximos tres meses las partes no se ponen de acuerdo, quedaría habilitada para realizar una demanda ante el CIADI.

En 2009 se ahorraron u$s 3.300 millones

Durante 2009 el Estado argentino se ahorró poco más de 3.300 millones de dólares a partir del cierre de cinco demandas en contra del país. En tres de los cinco laudos, la solución llegó mediante acuerdos entre las partes. La última empresa en retirar su denuncia del CIADI fue Telefónica, quien reclamaba 2.800 millones por el impacto de la pesificación de los depósitos en dólares y el congelamiento de tarifas desde 2002. Tras la devaluación del peso argentino en enero de 2002 por el abandono de la paridad con el dólar, Telefónica fue una de las grandes empresas instaladas en el país que demandó al gobierno argentino ante el tribunal internacional.

Según un relevamiento realizado por el portal Diario Judicial, otras dos denunciantes por las medidas de 2001 que el año pasado llegaron a un acuerdo fueron la chilena Compañía General de Electricidad, que exigía unos 125 millones de dólares, y CIT Group, que reclamaba compensaciones a raíz de la pesificación por 180 millones de dólares.

El último caso resuelto en 2009 de manera amistosa fue el de Siemens. La alemana había demandado a la Argentina por la rescisión del contrato, firmado durante el gobierno de Carlos Menem, para proveer los DNI de todos los argentinos. El giro de Siemens respecto del litigio se inició a fines de 2008 cuando la empresa admitió ante la Justicia de Estados Unidos que había pagado coimas por más de 100 millones de dólares a funcionarios argentinos. La nueva cúpula decidió, entonces, que la mejor estrategia era conservar a su cliente: Siemens tiene en el país varios negocios millonarios que no quiere ver caer.

Comentá la nota