Bonistas aceptan canje por u$s 8.000 millones

• Trascendió la propuesta por el default. Incluye u$s 1.000 millones en cash. • Cristina llegó ayer a NY. Boudou viaja hoy. Insisten en que no harán anuncios.
Se van conociendo más detalles de la propuesta de bancos recibida por el Gobierno argentino para una salida total del default. Hace un año, Cristina de Kirchner anunciaba en Nueva York la reapertura del canje de deuda lanzado en 2005. La quiebra de Lehman Brothers y luego la crisis financiera frenaron el plan. Ahora, con el auge de mercados, recobra probabilidad de éxito. Y justo esta semana, la Presidente se encuentra en Nueva York para participar de la asamblea de las Naciones Unidas. Ayer un cable de la agencia Dow Jones (pertenece al mismo grupo de The Wall Street Journal) informó sobre la transacción con un acuerdo entre Gobierno y bonistas citando una fuente del mercado financiero. Consigna que hay un compromiso de los acreedores por aportar deuda en default al canje por u$s 8.000 millones como mínimo. El total asciende a u$s 20.000 millones, sin considerar intereses. Las características de la oferta son menos ventajosas que la de 2005. Incluye, como señaló este diario, que habrá u$s 1.000 millones en efectivo para el Gobierno contra la emisión de un nuevo papel con vencimiento en 2016. El cable señala que la tasa del nuevo bono será de un 13,5% anual, aunque otras fuentes ligadas a la transacción aseveraron que es del 12% como máximo. Hay un elemento que puede demorar la operación e incluso afectar el resultado de la misma. Argentina no tiene aún habilitado en Nueva York ante la SEC (siglas en inglés de la Comisión de Valores norteamericana) una oferta de este tipo, algo que se conoce técnicamente como «shelf registration». Este trámite legal demora 45 días como mínimo desde que se pone en marcha. Y 45 días en los mercados es demasiado tiempo. Nadie asegura que la actual bonanza en Wall Street sea eterna. Por ello el riesgo gratuito que se corre por no tener completado aún el aspecto legal. Con el envío del proyecto de ley de Presupuesto 2010 al Congreso, se incluyó la facultad para el ministro de Economía de negociar la deuda en default. Ello evitaría enviar un nuevo proyecto para dar de baja a la «Ley Cerrojo» que se votó en 2005 para clausurar cualquier nueva operación de canje de deuda. Como sucedió con lo ofrecido el año pasado, el gobierno no pagará comisiones a los bancos que participan de la oferta (Barclays, Deutsche y Citigroup). De ello se harán cargo los acreedores (que lo restarán de la oferta). De los u$s 20.000 millones de deuda en default, se espera alcanzar una adhesión de u$s 5.000 millones adicionales a los u$s 8.000 millones comprometidos. Por la deuda en default se entregará como en 2005, el Discount a una paridad de 33,7%. Por los intereses atrasados, se pagará también con estos Discount. El tiempo de los anuncios los definirá el propio gobierno. Fuentes del Ministerio de Economía y de Presidencia aseguraron a este diario ayer que no será en Nueva York el lanzamiento. Pero todo está listo para que se lo haga.

Comentá la nota