LAS BONDADES DE SER OFICIALISTA. LA PRESIDENTA REDUCE IMPUESTO A ELECTRÓNICAS Y ENVIA 5 MILLONES

La presidenta Cristina Fernández decretará hoy el envío de unos cinco millones de pesos en subsidios para Tierra del Fuego y una rebaja impositiva para las empresas electrónicas de la provincia, horas después de que dos senadores del distrito le facilitaran al Gobierno el triunfo en la votación por el adelantamiento de las elecciones.
El plan buscará asistir a unos 2.000 contratados que quedaron sin empleo en las terminales electrónicas de la provincia. Y con los beneficios fiscales se procurará una rebaja del 10% en los precios de los productos del hogar fabricados por esas compañías.

Cristina encabezará a las 11 un acto en la residencia de Olivos para anunciar un nuevo régimen fiscal que intentará equiparar Tierra del Fuego con Manaos, la zona franca amazónica de Brasil. El presidente de la Asociación de Fábricas Argentinas de Terminales Electrónicas (Afarte), Alejandro Mayoral, adelantó que el decreto de la jefa de Estado reducirá a un tercio la alícuota de Impuestos Internos, que en la actualidad es de 17 por ciento. Con una nueva tasa en torno del 6%, los precios de los productos al público deberían bajar un promedio de 10%, estimó el empresario.

El plan apuntará a retomar la producción de artículos que dejaron de fabricarse y que en la actualidad se importan y ganarles terreno a productos extranjeros. Los fabricantes radicados en Tierra del Fuego alegan que la crisis internacional volcó parte de los saldos exportables de otros países en la Argentina y redujeron la participación de las producciones nacionales.

"En el último tiempo hubo mayor presión de las importaciones y una cierta retracción de la demanda local. Con el decreto se tomará una medida simétrica a la que aplicó Brasil con el IPI (Impuesto a los Productos Industriales), que generó una tasa diferencial para Manaos. La idea es abaratar el producto y proteger el mercado interno", explicó Mayoral. Durante el mismo acto se ratificará un acuerdo alcanzado entre Afarte y la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) para crear un "fondo de contención social" con aportes del Estado y las compañías. El fondo asistirá a unos 2.000 trabajadores cuyos contratos a plazo vencieron el año pasado, y que a partir del plan cobrarán 1.200 pesos hasta junio. La mitad del dinero será aportado por el Programa de Recuperación Productiva (REPRO), que administra el Ministerio de Trabajo, y el resto quedará a cargo de las terminales electrónicas. Se calcula que Trabajo destinará 4.800.000 pesos en subsidios. A cambio, las empresas se comprometerán a no despedir a los operarios efectivos –se calcula que hay unos 2.500 en la provincia–, al menos hasta mitad de año. El plan comenzó a gestarse a mediados de febrero, cuando las fábricas agrupadas en Afarte plantearon la necesidad de reducir la semana laboral a cuatro días por el parate en la producción. Y terminó de cerrarse la misma semana en que dos senadores de Tierra del Fuego comunicaron su decisión de votar en sintonía con el Gobierno el adelantamiento de las elecciones legislativas

Comentá la nota