Bonasso y Tumini también abandonaron el barco K

El primero dijo que Kirchner privilegió los "acuerdos feudales" con el PJ en vez de la trasversalidad que apuntaló al inicio de su mandato.
El diputado Miguel Bonasso y el jefe del movimiento Libres del Sur, Humberto Tumini, coincidieron este viernes en señalar que "Néstor y Cristina Kirchner quedaron prisioneros del PJ", al anunciar su compromiso de avanzar en el armado político y legislativo conjuntos fuera del kirchnerismo.

De esa manera, ambos dirigentes, de otrora confesión K, dieron el paso formal de toma de distancia con la Casa Rosada y el actual jefe del PJ, Néstor Kirchner, durante un brindis de fin de año con la prensa del que también participó la diputada nacional Victoria Donda (hasta ahora integrante del bloque Espacio Popular y Social).

Bonasso afirmó que, con la decisión de Kirchner de recostarse en el PJ, quedó sepultada la idea de "organizar un gran frente nacional progresista" con el kirchnerismo, y sostuvo que el gobierno privilegió "acuerdos feudales con las ligas de gobernadores y de intendentes del PJ" en lugar de la "transversalidad".

"Al quedar (Kirchner) prisionero de la estructura del PJ, no hay mucho por ver", dijo el diputado nacional al explicar, ante una consulta, que su permanencia en ese espacio durante casi cinco se debió a que, al inicio de la gestión K consideró que se trataba de "un gobierno en disputa" entre los distintos sectores, pero que cuando Kirchner aceptó presidir el PJ esa disputa dejó de tener sentido.

En igual sentido se pronunció Tumini, quien sostuvo que la estrategia "pejotista" de Kirchner demuestra y es causa de la "debilidad política" del gobierno que en los hechos llevó al matrimonio presidencial "a aceptar la candidatura de Aldo Rico" y a "negociar con Busti, Reutemann y Schiaretti", que estuvieron del otro lado "en el conflicto del campo".

Los dos dirigentes coincidieron también en la necesidad de avanzar en un armado de "izquierda", pero "con vocación de poder" y "en defensa de los recursos naturales, del medio ambiente y por una sociedad real más justa".

En ese sentido, confiaron en sumar más voluntades y, si bien evitaron hacer nombres propios, deslizaron visiones comunes con el ex jefe de gobierno porteño Aníbal Ibarra, el intendente de Morón, Martín Sabbatella; y hasta el ex candidato presidencial Fernando Pino Solanas, así como el espacio SI, que cuenta con nueve diputados en la Cámara baja.

Por su parte, Tumini marcó claras diferencias con la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, a quien sindicó como "dispuesta a llegar al gobierno para gobernar para el poder real", y contra el vicepresidente Julio Cobos, a quien cuestionó que propone el diálogo pero con "Macri (Mauricio, jefe de gobierno porteño) y con la Mesa de Enlace (del campo)".

No obstante, el armado legislativo pasará, por el momento, acuerdo sobre distintos proyecto.

Bonasso integra una bancada unipersonal Diálogo por Buenos Aires); mientras Donda comparte el bloque Encuentro Popular y Social, con su compañera de Libres del Sur, hoy ausente en el brindis, Cecilia Merchán (ambas integraron las listas del oficialista Frente Para la Victoria), y con la ex frentista Vilma Ibarra y el socialista filo-K Ariel Basteiro.

Tumini, por su parte, viene protagonizando una toma distancia con el kirchnerismo junto con el líder de Barrios de Pie, Jorge Ceballos.

Bonasso venía teniendo una relación cada vez más tirante con el oficialismo y hasta vio enfriarse su amistad con los Kirchner a lo largo del mandato K, y los puntos más críticos fueron la discusión de la ley de bosques nativos y, en el último tramo del año, con su intento de rechazar el veto presidencial a la ley de defensa de glaciares.

Comentá la nota