El PJ bonaerense se reordena

Tras la derrota electoral, convocan a una reunión para evitar una ruptura
La ebullición en la que quedó el PJ bonaerense tras la dura derrota de la lista que encabezó Néstor Kirchner amenaza con un quiebre en la más fuerte estructura política del país. Por eso, sus autoridades empezaron a trabajar en una reunión cumbre para la semana que viene, en la que intentarán abrir un debate para cerrar heridas, canalizar reproches y poner la mirada en 2011.

La reunión servirá también para discutir una estrategia legislativa en la provincia, porque el gobernador Daniel Scioli se quedará sin quórum propio en las dos cámaras de la Legislatura a partir de diciembre.

El presidente del partido en el nivel provincial es el vicegobernador, Alberto Balestrini, uno de los impulsores de la reorganización rápida.

"Hay que reunirse pronto para evitar un posible desbande", destacó una fuente cercana al vicegobernador.

El temor al desbande se potencia ante los reproches cruzados por el resultado electoral, sobre todo a partir de que Kirchner acusó a muchos de los intendentes del conurbano de haberle jugado en contra (sacaron más votos ellos en las listas de concejales que el ex presidente en la de diputados nacionales).

El diputado y apoderado del justicialismo, Jorge Landau, cimentó esa teoría ayer, en declaraciones a la agencia DyN: "Si no se hubiera registrado un corte de boleta generalizado a favor de candidaturas locales, la lista nacional del Frente para la Victoria hubiera triunfado", dijo.

Sobre una posible reunión del PJ provincial añadió: "Lo que corresponde es que analicen los resultados electorales en el orden provincial, porque lo que importa es mantener la unidad del justicialismo; hay que buscar causas entre todos".

Reproches

Antes que Landau, el intendente de José C. Paz, Mario Ishii, había denunciado que varios de sus colegas habían retaceado apoyo a Kirchner. "Los voy a ir a buscar", había amenazado. Fue una declaración que generó mucho ruido dentro del partido.

Ahora, pese a que hay quienes quieren reunirse rápidamente, otros dirigentes admitieron que prefieren esperar ante la paralización de actividades generadas a partir de la emergencia sanitaria y la estrategia del Gobierno de llamar a un diálogo intersectorial.

Entre los jefes distritales del PJ admiten que el partido quedó con una gran debilidad política, tras perder las elecciones a manos de un sector disidente del peronismo, que encabezaron Francisco de Narváez y Felipe Solá.

Otras fuentes alertaban también sobre los inciertos planes de Kirchner respecto del peronismo, luego de su renuncia poselectoral. Llamó la atención que el ex presidente mandara a pegar afiches con su foto en el conurbano y en la Capital para "agradecer" el apoyo durante la lucha electoral.

"El esfuerzo de esta campaña me sirvió para sentir en cada mirada, en cada abrazo, en cada gesto, el afecto de los más humildes. "Gracias. Seguiremos luchando juntos para construir una patria más grande y más justa", dicen los afiches.

Comentá la nota