El PJ bonaerense ya pone en escena la pulseada interna

Randazzo volvió a mostrarse, pero no coincidió con los Esmeralda. Scioli, junto a Espinoza.

La interna que vive el PJ bonaerense se vio reflejada durante la marcha de la CGT, a la que los distintos sectores acompañaron orgánicamente y con discursos similares pero desde distintos puntos de encuentro.

Los intendentes del grupo Fénix, más cercanos al kirchnerismo, eligieron un hotel para concentrarse. Los alcaldes del grupo Esmeralda, optaron por una esquina. Y el ex ministro de Interior y Transporte Florencio Randazzo, la libertad de caminar por la avenida Belgrano sin dirigentes de uno y otro sector a su lado. Daniel Scioli, en tanto, compartió con la caravana de La Matanza encabeza por el titular del PJ, Fernando Espinoza, y la intendenta Verónica Magario.

La marcha contribuyó a dejar plasmadas las diferencias que existen en el peronismo provincial, aunque se trata de una foto coyuntural que podría cambiar con el correr de los meses.

De hecho, Randazzo caminó solo, lejos de los Esmeralda, el grupo de alcaldes que busca que compita en las Primarias del peronismo. Estos jefes comunales se mostraron con legisladores provinciales afines, lejos de los grupos más afines al kirchnerismo.

CADA UNO POR SU LADO

Los Fénix se movieron por su cuenta junto a Scioli y el presidente del PJ bonaerense, Fernando Espinoza. De hecho se reunieron en el primer piso del hotel Howard Johnson, ubicado sobre Bernardo de Irigoyen al 400. Los Esmeralda eligieron hacerlo en el cruce de Independencia y 9 de Julio, para desde allí movilizarse junto a sus columnas a las avenidas Belgrano y 9 de Julio. En tanto, Randazzo (que esta semana dio señales de que será candidato en octubre) eligió “caminar suelto y hablar con los trabajadores por Avenida Belgrano, pero sin llegar a la 9 de Julio”, dijeron en su entorno.

“Acompañamos la marcha porque estamos preocupados por lo que le está pasando a la gente. Los intendentes vemos con preocupación lo que le pasa a los vecinos de nuestros distritos ante la baja del consumo y el cierre de las PyMEs, que dejan mucha gente sin trabajo”, explicó el intendente de Hurlingham, Juan Zabaletta, uno de los referentes del grupo Esmeralda.

En medio de la 9 de Julio, sobre la caja de una camioneta ploteada con pancartas de La Matanza, se vieron hombres disfrazados de esqueletos y dráculas con pancartas en las que rezaban consignas contra el presidente Mauricio Macri, colgando de sus cuellos.

Alrededor, no escatimaron en tirar baterías de cohetes para llamar la atención de los curiosos. El senador provincial matancero, Daniel Barrera, siguió de cerca el espectáculo.

Espinoza sostuvo desde el búnker del Fénix que “el gobierno macrista nos va a llevar a una crisis profunda, lo vemos todos los días en la Provincia. La clase trabajadora está desesperanzada porque no llegan a fin de mes. Macri y su gobierno de Ceos no ven la realidad del país”.

Una vez que arrancaron los discursos, Verónica Magario (La Matanza), Ariel Sujarchuk (Escobar), Gustavo Menéndez (Merlo), Jorge Landau (apoderado del PJ nacional) y el ex gobernador Daniel Scioli, junto al resto de los dirigentes que estaban con ellos en el hotel cruzaron por entre las columnas de camioneros para acoplarse a la gente que, en medio de la 9 de Julio, desplegaba la bandera del PJ.

“Todos los sectores tenemos que trabajar para encontrar una respuesta a este contexto de problemas. Y tener mucho cuidado con el endeudamiento, cuidar la actividad económica y las industrias”, dijo Scioli una vez ubicado debajo de la bandera que identificaba al PJ bonaerense.

“Los salarios no pueden seguir quedando por debajo de la inflación. Esperemos que el Gobierno escuche los planteos y ponga todo el esfuerzo en lo que es un eje central: reactivar la economía y poner prioridades en distintos temas que tienen que ver con el trabajo, la educación y el salario”, agregó.

Minutos después, antes de que terminara el acto, el ex candidato presidencial cruzó el carril del Metrobús y atravesó, con cierta dificultad porque a cada paso le pedían una foto, las columnas de camioneros.

LADERO

Con agilidad y sin perder el humor a pesar de los tironeos que le pedía posar para una “selfie”, Scioli llegó a la explanada de la estación de servicio de Venezuela e Bernardo de Irigoyen. La sorpresa fue que allí lo estaba esperando Di Palma subido a una moto: gracias a la pericia del piloto de TC, ambos pudieron salir rumBo al Bajo por Venezuela, de contramano, sorteando a la gente que entre risas los veía pasar.

Más allÁ de coincidir en el reclamo, el peronismo provincial dejó así expuesta la posible disputa interna que podría darse en las Paso. Con las incógnitas, claro, de si se presentará Cristina Kirchner y si Randazzo la terminará enfrentando.

Coment� la nota