La UCR bonaerense abrirá las puertas, pero a medias

La Convención provincial del partido buscará replicar lo que fue la nacional. Según Daniel Salvador, titular del Comité Provincia, se convocará a todos los que compartan la visión opositora y progresista, pero sin hacer nombres. Excluirán al justicialismo disidente

Después de realizada la convención radical nacional de Mina Clavero, que dejó abiertas las puertas para los exiliados del partido, excepto para Julio Cobos mientras sea vicepresidente, ahora la segunda vuelta se dará en la Convención bonaerense. El evento será en San Miguel el 8 de noviembre próximo.

En la Provincia, el panorama del radicalismo es bastante complejo. Por un lado el oficialismo partidario, representado por las tradicionales líneas internas de Leopoldo Moreau, Ricardo Alfonsín y Federico Storani continúa manejando las riendas de muchos distritos, después de las elecciones internas.

A ese grupo sólo lo enfrentó Superación Radical, integrado por los senadores Jesús Porrúa y Diego Rodrigo, y por el diputado provincial Juan Gobbi y el ex legislador Marcelo Elías. Estos dirigentes lograron controlar algunos comités de distritos después de las elecciones internas, pero no cuentan con gran cantidad de convencionales. Además, están pugnando por un acercamiento institucional con la Coalición Cívica, que a nivel provincial lidera Margarita Stolbizer.

Ese intento de romance no es bien visto por el oficialismo partidario, tan reacio al armado de Elisa Carrió y compañía. En cambio, este sector preferiría una amistad con “derecho a roce” con los cobistas.

Por si las moscas, cada grupo prepara su propio partido: Margarita avanza con las afiliaciones del Gen y los cobistas están en plena formación de las juntas promotoras de Consenso Federal. El radicalismo, mientras, se reorganiza, observa los movimientos y actúa. Pero no define.

Tampoco lo hará en la convención. Por lo menos, con conceptos cerrados. Según afirmó a Hoy el titular del Comité Provincia de la UCR, Daniel Salvador, la Convención tendrá 3 momentos importantes:

1) se designarán autoridades;

2) se declarará la necesidad de instrumentar una reforma a la Carta Orgánica provincial, pero para una próxima convención;

3) habrá debate político: se convocará a construir una alternativa con aquellos que piensen similar, en mantener una postura opositora, pero sin alusiones a nadie en particular.

Según Salvador, no sólo la convocatoria no tendrá destinatarios explícitos sino que hay un sector que no será convocado: el justicialismo.

“Queda excluido cualquiera que no tenga una visión progresista y cualquier variante de quienes gobiernan la Provincia hace más de 20 años”, sentenció Salvador, en obvia alusión al justicialismo disidente.

La definición política que, después del debate, aprobarán los convencionales provinciales en un documento también hará alusión a cuestiones de orden nacional: la crisis financiera mundial y la estatización de las jubilaciones. “Es terrible que no hayan sido convocados los partidos para debatir asuntos de tamaña gravedad”, apuntó el dirigente bonaerense.

La Provincia no quedará afuera de la discusión, por lógicas razones. En ese sentido, Salvador consignó que el grave problema de inseguridad que vive el territorio provincial también será objeto de críticas, en cuanto a la postura del oficialismo. “Ante este problema, lo primero que se le ocurre al gobierno de Scioli es pedir la baja de la imputabilidad”, afirmó Salvador.

Sin embargo, la convención estará abierta a la discusión que plantearán aquellos que pretendan una alianza con la Coalición Cívica. “El acercamiento a Cobos o a la Coalición serán parte del debate”, concluyó el titular de la UCR bonaerense.

Comentá la nota