Los bomberos tuvieron que controlar ayer 30 focos de incendio

El foco más importante fue en Playa de los Lobos, comenzó al mediodía y terminó cerca de las 19. Se necesitaron once dotaciones de bomberos para controlarlo.
Unos 30 incendios de pastizales movilizaron ayer a distintos cuerpos de bomberos de la región y uno que se desarrolló en la zona costera de Playa de los Lobos puso en riesgo algunas viviendas de la zona. Durante el mediodía de ayer la quema de pastizales en Los Lobos, por parte de un vecino, terminó en un incendio incontrolable que demandó once dotaciones de bomberos que recién a las 19 pudo ser controlado.

Los fuertes vientos, la sequía y la intensidad del sol, sumados a la impericia del hombre, fueron los factores principales que provocaron la extensión del fuego hasta la estafeta de Chapadmalal.

"La verdad es que se adelantó la época de incendios y hoy (por ayer) es un día particular porque tuvimos 30 focos y este foco importante que ahora tenemos controlado", explicó el jefe de bomberos, Pablo Pérez, en el mismo lugar de los hechos.

Consultado acerca de los orígenes del fuego, Pérez aclaró que "está en etapa de investigación" pero de acuerdo a los comentarios de la gente del lugar "un vecino prendió algunos pastizales cercanos a su casa y no tuvo en cuenta el viento, así que en poco tiempo el fuego se escapó".

Algunos vecinos de la zona tuvieron que ser evacuados, ya que el fuego cercó sus casas. "Por suerte no tuvimos que lamentar ningún siniestro, pero esto también es porque cuando llegamos apuntamos a apagar lo de las zonas de casas", explicó Pérez.

En total trabajaron once dotaciones provenientes de Santa Clara, Miramar, Batán, Puerto, Chapadmalal, Central, San Patricio, Camet, Caisamar, Prefectura y el camión hidrante de la Municipalidad.

"Yo me fui a la mañana a hacer compras a Mar del Plata y cuando volví me encontré que mi casa se salvó", dijo Juster que no salía de su asombro.

Por tratarse de un fenómeno estacional, en diciembre aumentaron los incendios de pastizales y campos de la región, según informaron, pero Pérez igual consideró que "normalmente estas situaciones se empiezan a vivir a partir del 5 de enero y duran unos días, pero ahora se adelantaron", explicó.

En general los incendios son pequeños y fácilmente controlables, pero hay casos en los que la situación se agrava y el personal debe utilizar gran parte de los recursos disponibles y realizar un esfuerzo importante para evitar que se pongan en riesgo viviendas o construcciones aledañas a los focos generados al arder pastizales.

Los bomberos explicaron que en muchos casos los incendios forestales son ocasionados por el calentamiento de algún vidrio -efecto lupa-, pero la mayoría de las veces la responsabilidad recae en las personas, quienes, sin mala intención, encienden un montículo pequeño de pasto y ramas que después no logran controlar.

La modalidad de la quema se utiliza también para limpiar o desmalezar terrenos o parcelas. "Las altas temperaturas y la sequedad de los pastizales transforman los incendios, en hechos de gran magnitud, muy difíciles de combatir. Se contamina el medio ambiente y hay riesgos innecesarios para las personas", comentaron los bomberos.

Por otra parte dijeron que en esta época de fiestas, son muchos los llamados que reciben a raíz de pequeños incendios provocados por los fuegos artificiales. "Es increíble que todavía mucha gente no toma conciencia de los peligros que provocan los fuegos", dijo Pérez.

Para evitar riesgos se recomendó a la población no encender fuego, especialmente durante esta época del año en campos y terrenos, y si se lo hace, seguir su evolución y no dejarlo sin control en ningún momento. Ante cualquier duda comunicar a los bomberos de la zona y nunca alejarse sin avisar, ya que después el foco ígneo se propaga y se hace muchos más difícil el control. Se aconseja también tener en cuenta que un principio de incendio puede alcanzar gran magnitud por la acción del viento y se recordó que existen en nuestra región antecedentes de siniestros de grandes proporciones que comenzaron como pequeños incendios.

Comentá la nota