Bomberos siguen trabajando para controlar el incendio en las sierras

Se estima que sofocar definitivamente el fuego demandará varios días más. La sequía y el viento, que favorecen la propagación de las llamas, tornan más complicada la labor de los servidores públicos.
Continuaron ayer intensamente las tareas dispuestas para sofocar el incendio de pastizales que se declarara días atrás en la zona rural de Sierras de los Padres y que parecía controlado el jueves.

Encabezados por su jefe, Javier Gigliaza, bomberos voluntarios de Sierra de los Padres, con el apoyo de otros pertenecientes a los cuarteles Central y Monolito de esta ciudad y de dotaciones de Santa Clara del Mar y Pinamar fortalecieron ayer sus posiciones luego de un reavivamiento del fuego.

El martes pasado, la quema de pajonales, chilca, curros y plantas de aromo, que se había originado en el ámbito de la estancia "Rincón Grande", además de provocar una columna de humo que redujo la visibilidad entre los kilómetros 24 y 25 de la ruta 226, puso en riesgo una cabaña del complejo "La Serranita", la cual se vio amenazada en virtud de que las llamas recién pudieron apagarse cuando se encontraban a pocos metros de la misma.

Aunque los servidores públicos pudieron controlar un frente de fuego de alrededor de 8 kilómetros, éste derivó luego hacia el oeste y se instaló en las laderas de la sierra en la que se encuentra la estancia "Rincón Chico" -a la altura del kilómetro 28 de la ruta que comunica a Mar del Plata con Balcarce.-

En la víspera, debido a la continuidad de la sequía y a que el viento sopló con cierta intensidad, el fuego siguió avanzando hacia lo alto de la sierra, acentuando el importante daño ecológico que viene provocando desde hace varios días.

En razón de lo escarpado del terreno, los bomberos, si bien pudieron llegar con sus vehículos hasta las inmediaciones de las sierras, tuvieron que ascenderlas a pie y combatir el fuego no sólo con agua sino también con látigos y otros elementos que portaron en sus mochilas.

Oscar Horacio Reynozo, 2º jefe del cuerpo de bomberos de Sierra de los Padres, dijo a LA CAPITAL que "en estos momentos hay 37 personas trabajando; 7 de ellas pertenecen a nuestro cuartel; 14 vinieron de Pinamar, 3 de Santa Clara del Mar y las restantes 14 de los cuarteles Central, Monolito y Caisamar de Mar del Plata. El fuego se originó a raíz de una quema intencional de pastizales que, si bien es algo habitual, en este caso se descontroló; entre el martes y miércoles hubo bomberos que trabajaron sin descanso alrededor de 30 horas", recordó.

En un alto de la tarea, Hugo Curuchet, jefe de los Bomberos Voluntarios de Pinamar, explicó que "en nuestro caso vinimos 14 personas en un móvil 4 x 4 equipado con un tanque de 3 mil litros de agua; llegamos hasta el pie de la sierra desde donde tiramos líneas de alrededor de 150 metros; el reabastecimiento lo estamos haciendo a través de un camión cisterna que se encuentra a muy pocos metros y que pertenece a los Bomberos Voluntarios de Santa Clara del Mar; analizando la situación suponemos que vamos a tener para varios días de trabajo; lo que buscamos es controlar el fuego, esto es, impedir que continúe avanzando".

Comentá la nota